domingo, 21 de enero de 2007

Kafka, el hambre y todo lo contrario

Estos días no he podido comer nada, hace dos mañanas que tomo fruta y hoy, cuando una amiga me hablaba al teléfono de restaurantes, he considerado la posibilidad de volver a comer sin sentir náuseas. He logrado hacerme un puré y un caldo, que he guardado en un bote. He tomado media taza de ese puré. El esfuerzo ha sido agotador y la sensación, de haber cometido un exceso. ¿Cómo se vuelve a la alimentación normal? He pensado en los huelguistas de hambre, etarras o no, y en los ayunos y en cómo se volvía a la normalidad, muy despacio. Y cómo no, he pensado en aquel relato de Kafka, Un artista del hambre Lo he buscado en vano en mi caótica estantería. (Mi amigo escritor serbio dice que el único orden es el alfabético y se ofreció a ayudarme, pero yo no me decidí, tan acostumbrada estoy a mi desorden conceptual). Luego he recordado una anécdota que le oí contar a Alberto Manguel y que siempre cito: Iban andando Kafka y Max Brod y Kafka le iba contando los horrores del mundo, y de pronto Max Brod se detuvo y le preguntó: "Pero oye, ¿tú crees que hay esperanza?" Y Kafka sonrió con aquella sonrisa suya tan característica y le dijo: "Sí que hay esperanza, pero no para nosotros."

2 comentarios:

cacho de pan dijo...

quiero esa gripe y no la mía!!!
yo casi no puedo leer, o puedo, pero después me duele la cabeza; tampoco aguanto la tele y hasta la radio me pone de los nervios: no soporto las malas noticias, y es lo único que me cuentan cuando trato de oír otras voces...
y comer? tengo un hambre espantoso, brutal, que sacío apenas por temor a los efectos colaterales, ya que ni camino ni voy al gimnasio ni hago yoga ni...
prefiero esa gripe tuya, tan leída y anoréxica!!!

zbelnu dijo...

Vaya, visto así, hasta parece que mi horrible gripe tenga algo bueno... Pero yo tampoco he podido ver películas, como me aconsejaban algunos (intenté una noche con un extraño Resnais de señora y jardinero y no pude), pasé tres días sin poder leer periódicos (por no sostenerlos) y por desgracia, los kilos se verán compensados en pocos días...