miércoles, 10 de enero de 2007

María Zambrano en el Ateneu

Foto: María Zambrano Le debo a Carlota Oliver haber asistido a la sugestiva conferencia de la filósofa Concha Fernández Martorell (autora de María Zambrano : entre la razón, la poesía y el exilio ) en el Ateneu Barcelonès (www.ateneubcn.org/), en el ciclo titulado Veus de dones. Una síntesis brillante de dos ideas de Zambrano que conectan con lo que estaba yo pensando en los últimos tiempos: una, su reflexión sobre la renuncia española al pensamiento y la reflexión (de nuestras catedrales, ninguna del conocimiento, de nuestros castillos, ninguno de pensamientos), de la esencia tradicionalmente cerrada del pensamiento castizo, de una España "pura", basada en el genocidio y la exclusión (de los judíos, de los musulmanes), otra su idea de encontrar en la ficción (sobre todo en Cervantes) el conocimiento y todo lo silenciado por la historia, idea mía intuitiva en mi libro balcánico y que mi prima V. citaba en su blog http://objet-a.blogspot.com/ hace dos días. Fernández Martorell, Concha ha hablado del "caso raro" de María Zambrano, por ser filósofa mujer y española (en un país que abandona la filosofía). De su reinterpretación de la mística, legado de la cábala judía y de los sufíes musulmanes pasado por el filtro del cristianismo, a través de la tradición racional de la filosofía europea, y al final, en la discusión, de su sufrimiento en el exilio, siempre viviendo a salto de mata, sin poder volver, y cuidando de su hermana Araceli, que enloqueció tras ser violada por miembros de las SS. La filosofía de Zambrano siempre ligada a la vida, su interés por las relaciones y las personas, su personificación de la España republicana, la de las luces, que no pudo ser. La vigencia de su pensamiento sobre la ausencia de reflexión que sigue contaminando la pobreza crispada de la vida política, el escaso valor de la educación. Resulta esperanzador que Concha Fernández sea autora de una Història de la filosofia, 2 Bachillerato como libro de texto, donde recupera también el lugar de las mujeres filósofas, y directora de un Instituto (una suerte para los alumnos). Estaba por allí también Julia Manzano ( http://www.tindon.org./julia_manzano/) y unas cuantas interesantes filósofas más. Siempre es agradable visitar el entorno del Ateneu, con su atmósfera vetusta, la biblioteca, el ascensor y los pasillos. Eso sí, en la conferencia tenía delante a una indigente que roncaba con fuerza al calor de la sala, y luego, ya sin justificación social, se me ha sentado al lado una mujer con su móvil muy activo, que parecía muy interesada en la conferencia pero no paraba de hacerme comentarios, como si me conociera y supiera que me iban a interesar más que el discurso. La locura siempre cerca, pensaba yo. Lo que es seguro que voy a buscar España, sueño y verdad de Zambrano.

2 comentarios:

el objeto a dijo...

qué acertado el título "Entre la razón, la poesía y el exilio" que, como el de tu libro balcánico "Conversaciones en torno a la guerra" apunta a esa manera de rodear la realidad, regresar desde el exilio o desde la poesía, para poder particiar en ella

cachodepan dijo...

pues ahora sí, estoy de vuelta y me encuentro un montón de sorpresas...como tú, necesito el vintage, siempre lo necesité...en casa y sobre mi persona quiero cosas con historia, viejos objetos que entretengan a los nuevos con sus anécdotas caducas, bufandas algo raídas que le recuerden al nuevo y carísimo abrigo que su destino andará por esos mismos derroteros...si lo único nuevo de mi persona es la camisa que me compré ayer, mal lo tengo...de cosas más profundas no diré nada: me duele la cabeza, y la tengo muy grande...
feliz 2007 (sin signos excesivos)