jueves, 25 de enero de 2007

Paula Fox, la invisibilidad, los elogios

De pronto ha aparecido un libro de Paula Fox- que aún no he leído. Lo compré en Alibris y llegó en pleno atasco de libros balcánicos, así que se quedó enterrado en la pila, esperando su turno. Aún no he olvidado el efecto de su Desperate Characters- que descubrí gracias a Robert Saladrigas. Paula Fox fue olvidada nada más publicar, en los setenta, y sólo la iniciativa de escritores como Jonathan Franzen, sorprendentemente no-misóginos en sus gustos literarios, la ha rescatado del olvido, y ahora los críticos la comparan a los grandes de la literatura. Cosas así me devuelven un poco la esperanza. Yo naturalmente no soy Paula Fox. Publiqué mi libro Crucigrama (LaCentral - Barcelona ) con un pequeño editor, sin distribución. Pensaba ingenuamente que por colaborar en La Vanguardia Cultura/s, en El País me prestarían atención. Que algún colaborador del Babelia, que me escribió agradecido porque mi reseña de su novela la había dibujado como él quería creer que era, sentiría curiosidad por mis cuentos. Que otro colaborador amigo haría el esfuerzo de proponer mi libro. Que alguno de los editores importantes a quienes se lo mandé se tomaría la molestia de leerlo y me diría algo. Y sin embargo, mi libro fue elogiado por Ignacio Echevarría, Luis Magrinyà, Carles Hac Mor, Elvira Lindo , Luisa Castro, Pere Gimferrer, Javier Pérez Andújar, Enric Casasses, incluso de Constantino Bértolo y Sergio Gaspar. Recién acaban de llegar comentarios elogiosos de Senel Paz (el autor de Fresa y Chocolate) y de Ángeles González Sinde- , aparte de la troupe de lectores otros, que ha ido creciendo y mandando comentarios entusiastas y sutiles, gracias sobre todo a que algunas librerías no me han expulsado de la mesa de novedades. ¿Qué se necesita para que ese mundo editorial, sordo y ciego, o para que ese mundo de la crítica babélica, que se muestra eternamente benevolente con cualquier autor que haya atravesado la barrera invisible de la aceptación y la fama, preste atención? Es cierto que tuve una amplia reseña en La Vanguardia. Y también una muy buena crítica de Maria José Gil en Caballo Verde, una de esas críticas que todo escritor espera, de alguien que se ha leído el libro con atención y que ha sabido entenderlo y encontrarle virtudes. Y otra muy entusiasta en el Avui. La cuestión es seguir escribiendo y olvidar a los editores y críticos que nos olvidan a nosotros. Olvidar también a los que desprecian el género y sólo quieren novelas. Naturalmente. Pero es cierto que no ayudan. Y que alguna vez estaría bien recibir un poco de apoyo, para variar... Se ve que esta mañana me ha vuelto el espíritu de Os Resentidos de Vigo (el nombre de esa banda gallega siempre me pareció un logro). Por suerte, ese espíritu viene ya poco y me dura cada vez menos... antes, days on a row, ahora minutos...

6 comentarios:

hugo solo dijo...

ya somos dos en los periodicos y editoriales asi como tienen un libro de estilo tambien lo debe haber para comentar reseñar o lo que sea los trabajos de nos en el campo que sea cambian un renglon de sitio si es rock o si es flamenco y asi se queda uno tranquilo y si no se teje una red en donde la mayor parte de las energias creativas se pierden en busca de los contactos hay que hacer mucho la pata y no contradecir a nadie y eso si no parar de alabar y genuflexionarse...

Glen E. Lizardi Flores dijo...

voy a partir por lo primero, ¿Como puedo hacer para leer algo de tu libro?... ¿Hau algo publicado en internet?.
A proposito de la invisibilidad de los elogios,dire algoTal vez,diré algo estúpido, no lo se, tal vez incluso sea egoista, eso tampoco lo tengo tan claro... la cosa es que yo pinto, cuadros al oleo, y simepre que inicio una tela busco abstarerme de los otros. Pinto simplemnte para mi. Unavez terminada mi tela se guarda... de ahi que sea egoista pero no busco el reconocimiento de nadie, pinto solo porque a mi me gusta y hace bien... al respecto quisiera preguntarte ¿Que tan distinto es el proceso creativo de una escritora? o mas bien ¿Que tan necesario es para un escritor, lograr la atención de los otros?.
glizardi@gmail.com

zbelnu dijo...

Mi libro Crucigrama se puede comprar en La Central de la calle Mallorca o en Xoroi de la calle Berlinés, si estás en Barcelona. Si estás en Madrid en La Central del Reina Sofía. Yo procuro publicar en papel, no en Internet, donde ya están mis blogs. Gracias por tu interés!

zbelnu dijo...

Para mí, si no hay intercambio, es decir, lectores, no sigue la rueda. Yo necesito ser leída, poner lo mío en circulación, captar o escuchar la lectura que hacen otros y de esa relación surgen otras escrituras... No puedo imaginar escribir sin ser leída...

MBI dijo...

No vivo en Madrid, acabo de venir de Barcelona..¡lástima!
El sábado voy a acercarme a Madrid, por unas exposiciones, y me haré con el libro.
Espero no defraudarme... es mucha presión... saber su historia.
¿Suerte! Te prometo el boca a boca.

zbelnu dijo...

Gracias, MBI, te visitaré luego, me voy corriendo... en bcn es más fácil de encontrar, La Central o Xoroi no suelen fallar... Por correo Xoroi te lo manda... si te interesa te doy la dirección electrónica... Que los dioses griegos repartan suerte!