jueves, 11 de enero de 2007

Sigmund, Sigmund

Tengo algunos amigos escritores (como Nabokov nabokov or the cruelty of desire-, ) que odian a Freud. No es una simple indiferencia, un desinterés, no, es un sentimiento negativo casi más intenso que mi pasión por el psicoanálisis. Todos ellos se someterían antes a la química con alegría para adormecer un malestar, pero la idea de la curación por la palabra les parece tremendamente dañina. Incluso las especulaciones y el lenguaje psicoanalítico les producen alergia. Estoy segura de que no pueden sustraerse a algunos conceptos (seguro que todos hablan del ego, del inconsciente, de la líbido, incluso del tema edípico con la excusa de que están citando a Sófocles). Ninguno de ellos vendrá a celebrar conmigo su aniversario. En realidad, no he invitado a casi nadie... Pero no pensaba hablar de esto en el Año Freud (CALENDARI D'ACTIVITATS (PROVISIONAL), aunque dada mi naturaleza impaciente, y considerando que me ha tocado intervenir en 18º lugar, cualquier cosa es posible, incluso que ya no quede nadie allí para escuchar mi historia y yo decida leerla para mí misma, en una sala vacía, en un ensayo simulado, o para un conserje, o quizá para algún psicoanalista participante, que se apiade de mí. En realidad, pensaba contar una extraña historia (en tres minutos y medio, porque el máximo son 5min), ya que los escritores son imprevisibles y el psicoanálisis puede interpretar cualquier cosa, todo está permitido. Mi grupo de participantes subirá al escenario a las 12:45 y se quedará allí hasta las 13:45. En cuanto a la sobria escenografía y el encadenamiento de las intervenciones, confío por completo en la brillante organizadora. Quien quiera venir, está invitado. Entrada gratuita. Sábado 13, Caixafòrum. El primer grupo de escritores subirá al escenario a las 11h.

5 comentarios:

toni.b dijo...

Bueno Isabel, ahora ya sabemos que el auditorio estaba lleno y creo que te escuchó con sumo interés. A mí, personalmente, tu historia me emocionó profundamente, no tanto por el contenido manifiesto, sinó por la convicción desde la que hablabas; la convicción de la experiencia vivida. Y -porqué no decirlo también- porque hablabas desde el amor y el agradecimiento.

Yo también te doy las gracias a ti.

Un abrazo.

Tognazzi dijo...

Vistas las dudas que tenías antes de empezar, me alegré particularmente cuando tuviste el aplauso mas largo y emocionado del auditorio. Me sumo al comentario de toni.b

Muchas Felicidades, Isabel.

el objeto a dijo...

sí, Bel, completamente de acuerdo con toni.b, nos emocionanste y deslumbraste, ocupando ese lugar desde el que participar, mirar, decir y relatar(de relacionar) el mundo que compartimos. Gracias por tu generosidad, por estar ahí, tu compromiso con las palabras y tu sabia escucha. Me alegro además de que tu proyecto balcánico haya podido ser escuchado hoy con tanta emoción y claridad, y haya tenido ya sus primeros interlocutores

zbelnu dijo...

La acogida ha sido tan cálida y estos comentarios generosos me alegran de verdad. Creo que no hay mejor público y a mí siempre me gustó leer en voz alta, aunque siempre temo ser excesivamente íntima. En fin, gracias a vosotros.

Helios Prieto dijo...

Isabel ¿tú interpretas literalmente las cosas que dice Nabokov del psicoanálisis? Yo siempre las he entendido como ironías para despistar al lector sobre la fuente principal de su inspiración.