sábado, 27 de enero de 2007

Zizek y el Drácula balcánico

Dice mi sabia prima V en su interesante blog http://objet-a.blogspot.com/ que Zizek le atrae por la sensación tan lacaniana de "estar fuera". Yo, que también vivo a la intemperie, sin calefacción metafórica ni redes, ardiendo sólo en fogonazos, subiendo y bajando de esos agujeros del discurso de Zizek (ese pertugio tondo desde donde riuscimmo a riveder le stelle), sólo puedo sentir afinidad y quiero redoblar desde aquí el eco de su acertado post. Por cierto, que Luis Magrinyà me pasó el otro día el link de youtube con un fragmento de esa entrevista genial a Zizek http://www.youtube.com/watch?v=WDNXS3NrVdE definiendo qué es y de qué se ocupa la filosofía, entrando y saliendo de una fea cama con un decorado absurdamente convencional, por ejemplo, que es absolutamente genial y está llena de ese vértigo de la duda y el acierto a partes iguales. Me recordó de pronto a la idea de mi amiga serbia, teórica del cine, Sasa Markus, sobre el Dracula- como el Otro balcánico en el imaginario británico decimonónico: Drácula es peligroso precisamente porque es "uno de los nuestros": aristócrata, conoce las maneras europeas, pero su sangre está contaminada por los turcos y eso le convierte en un salvaje sediento de sangre. Y yo, que en vano busco financiación para acabar mi libro balcánico, me estoy convirtiendo en experta en el tema que a nadie le interesa, viajo a una ciudad castigada, en ningún lugar me dan moneda serbia, los vuelos son caros, todo está penalizado, todo queda fuera de Europa, de la Europa oficial, como ese Drácula en la cama de Slavoj Zizek.

2 comentarios:

Sasa Markus dijo...

Hola, soy Sasa, la autora de esta idea sobre el Drácula como monstruo balcánico, pues gracias Isabel para promoverla. Era solo para añadir que el otro día encontre una reseña de una película documental en la que sale el mismo Zizek explicando sus ideas; el autor de la reseña decía que este maravilloso profesor habla con el acento de Conde Drácula... solo eso!

zbelnu dijo...

Hola, Sasa! Me alegro de verte por aquí... Es verdad que Zizek es un poco draculiano también...