martes, 21 de abril de 2009

Hace un día de perros

Foto: I.N., Baskarsija, Sarajevo, 2003
Y ha empezado mal: un visitante del juzgado traía malas noticias pecuniarias (luego resultaron no ser malas, sino todo lo contrario) para alguien que ya no vive aquí desde hace una década y cuando le he dicho que ya había protestado al juzgado por esa misma razón, me ha dicho que Justicia vive en la Edad Media, los ordenadores no existen y lo que pasa en un juzgado lo ignora el juzgado contiguo y que yo tendría que ir haciendo comunicados a todos los juzgados del país para que sirviera de algo.
G. anda por aquí, enfermo del mismo virus que me atacó antes a mí, dormitando.
He ido a comprar mi nueva cabeza portátil, es decir, un ordenador. Reconozco que mi malhumor estaba ya arraigado a esas horas, quién sabe si actuaban también las hormonas o si se debía a pequeñas desesperaciones y esperas cronificadas, la cuestión es que sólo me faltaban las noticias aún peores de Bill Gates y su aparato abusivo policial, que impide elegir nada y obliga al mundo a pasar por el tubo. Oh ya sé que debería pasarme a Linux (pero soy demasiado ignorante e impaciente para resistir ese estrés) o a Mac (why not? soy perezosa y tampoco quiero pagar más), en fin, la cuestión es que la empleada de turno ha desplegado todos sus recursos y paciencia estoica y por esta vez he sucumbido de nuevo a ese horrible diseño e ideología y soportaré la estúpida fealdad del Vista y su nomenclatura analfabeta, que me recuerda a Bologna y ese feo renombrar las cosas (como a la pobre biblioteca de la UPF, ahora llamada tristemente CRAI). Para rematar, seguramente mi escáner-impresora es incompatible, tendré que donarlo graciosamente y comprar otro. Yo quería poner aquí una hermosa foto de Lewis Carroll... Pero nada funciona, ni el flamante office que he tenido que pagar aparte, ni el escáner, que es incompatible, nada de nada. Tendré que volver a la tienda y eso me desespera, me siento envilecida por la perversidad de ex hacker traidor de BG. Hoy, alguien me ha dicho que había decidido vivir sin ordenador porque le estresaba demasiado: cómo le comprendo aunque no pueda hacer lo mismo...
Y por otra parte teóricamente es una cabeza nueva y llena de memoria y de recursos, cómo me gustaría ampliar también la memoria de mi auténtica cabeza humana. Justamente antes me preguntaba por qué algunas palabras se me escapan y desaparecen en esos entresijos de las grutas de mi memoria y nunca sé si se debe a su contenido simbólico o a un puro código fonético conectado a algo más técnico. Por ejemplo, la palabra espejismo se me rebela, y durante un tiempo no me salía la palabra anatema. ¿Por qué? Tal vez temo vivir en un espejismo y haberme convertido en cierto modo en anatema? Quién sabe. También se me escapan algunos nombres insidiosos, como el de un editor ambicioso y corpulento que, según me confesó hace años en un jardín donde se celebraba un cumpleaños, había sido descargador de muelle y olía el dinero allí donde estuviese. Como decía, el ordenador parece flamante y poderoso y cuando acabe de copiar al fin mis archivos en una memoria externa, quién sabe si podré poner fotos como antes y continuar mi libro urbano... ya parece un sueño... Mi informático de siempre me dice que devuelva el ordenador y me compre otro con un sistema operativo mejor, Linux o Xp. Los de la tienda me dicen que todo se puede arreglar, pero pagando un precio exorbitante. No sé qué será de mí...
Ayer di mi conferencia balcánica a pesar de todos los obstáculos técnicos que tuve que superar y que implicaron un retraso considerable. El público parecía interesado y el intercambio fue interesante. El lugar es precioso, una casa modernista y bien conservada, a la que no le han arrancado la puerta de madera para ponerle una de aluminio, como suele hacerse en esta ciudad, gracias al nulo apoyo ni protección que las autoridades municipales han prestado al patrimonio.
He aceptado una traducción para Arcàdia, no es un texto fácil, y mi intención era traducir sólo lo que en este momento me sirviera para mis conferencias, pero no ha podido ser. La lentitud de la respuesta de los editores ha acabado por impedirlo. Veremos.
Todo son anuncios y propuestas de Sant Jordi. Un desayuno de escritores en un hotel. Una visita al librero de la calle Berlinès trasladado a la Rambla. Mi firma a mediodía (de 13 a 14h en la mesa de La Central en Rambla Catalunya - Mallorca). Y al atardecer, si resistiera y si tuviera hipotéticamente un espíritu social que he perdido en los últimos tiempos, invadida por una corriente casi monacal, asistiría a una fiesta de Sant Jordi organizada por un periódico. Me ha escrito un periodista asturiano para una entrevista por email. Me llega la noticia de los autores que firmarán a la misma hora que yo en la misma mesa y me entra un temblor: ¿vendrá alguien a comprarme un libro y firmar? ¿O sólo lloraré interiormente mientras ellos firman sin parar? Son: Maruja Torres, Rubén Abella, Ian Gibson, Clara Usón, Santiago Roncagliolo, Ricardo Menéndez Salmón, Jordi Julià et moi même.
¿Y qué decir de esta lluvia? No puedo evitar recordar las palabras de Salinger: "As a matter of fact, I’ve been known to take a perfectly normal rainy day as a personal insult" (For Esmé with Love and Squalor) o también las de W. Somerset Maugham en aquel cuento magnífico llamado precisamente Rain, Lluvia: "Outside, the pitiless rain fell, fell steadily, with a fierce malignity that was all too human."
Yo he seguido contemplando las fotos maravillosas de Lewis Carroll, que un inspirado amigo librero ha tenido a bien regalarme, en edición preciosa de Phaidon, el mismo que ha escrito una reseña de Sant Jordi de mi libro balcánico aquí. Sin saberlo, ese libro viene a restituir mágicamente la vieja usurpación que A. hizo de mi antiguo libro de fotos de Lewis Carroll, regalándoselo a un amigo suyo fotógrafo, como solía hacer entonces con los objetos ajenos.
Y leyendo, leyendo el magnífico y atinado El espíritu de las obligaciones de Hazlitt (Alba) y a ratos Une rencontre de Kundera, que recomendaba Pierre Assouline, sobre la pasión de la lectura. Y asombrándome aún de ese extraño poder y esos modos del inconsciente, que me llevaron de la escritura de mi conferencia sobre el dolor (D. Collobert) a la realidad del dolor físico más intenso y desesperante, el mismo que arrasó mi cumpleaños. Espero que esa semana horribilis me haya inmunizado para pronunciarla. Antes, el 28-29 estaré en Vigo, para otra conferencia balcánica.

21 comentarios:

Francis Black dijo...

Hola yo necesito sol ya !!, vivir sin ordenador ? lo veo complicado, Antes sin tele. Que vaya muy bien Sant Jordi.

zbelnu dijo...

Pero vivir sin windows vista sería mejor, parece que mis dos ordenadores son incompatibles y que ningún programa de los que tenía funciona con ese sistema operativo, y venden los ordenadores "capados" para que no se les pueda poner el xp. Es horrible

Gise =) dijo...

Hola Bel!!!! la mayoria de los ordenadores tienen una parte del disco duro libre donde puedes ponerle el XP, el problema es que debes conocer a alguien que lo ponga...yo conozco una chica que trabaja de eso pero seguro que tu debes conocer algun informatico que te pueda ayudar...
La primavera este año se esta haciendo esperar y a mi la estenia me tiene super cansada y desganada...yo tambien quiero sol ya!!!!
A ver si puedo pasarme a saludarte por la Rambla el 23.
Besitos y espero que J se mejore pronto y tu estes fuerte para el San Jordi tan movido que te espera!!!!

zbelnu dijo...

Es Rambla Catalunya, Gise! Y el que está malucho es G... No sé qué pasará con mi segunda cabeza, mañana por la mañana lo sabremos

civisliberum dijo...

Felicidades por tu nuevo ordenador, sera tu amigo, parte de tu cerebro y el objeto (animado o inanimado) que más veras en los próximos años.
Por otra parte que te vaya muy bien por Sant Jordi, por el horario de firma no podre verte, pero ya coincidiremos en otra ocasión.

frikosal dijo...

Las angustias informáticas pueden ser terribles. Yo no puedo ayudarte, siempre he huido del Vista como de la peste. Deduzco que ya no se puede comprar un ordenador con el XP ¿Es así?.

Yo durante unos años solamente tuve Linux pero en general era incluso peor, ha mejorado pero no te lo aconsejo.

Tal vez un mac ? Dicen los que lo tienen que es fantástico y que les hace ser muy felices y algunos incluso levitan. En casa también tuvimos uno hace mucho tiempo. No noté ningún efecto especial pero es una opción a considerar, si es que estás a tiempo y no es mucho más caro.

Que sea leve en cualquier caso.

Imposible venir a la firma de libros, tengo una reunión a las 3. Pero seguro que será un éxito !!

Gibson y Maruja Torres me encantan, cada uno en su mundo.

zbelnu dijo...

Sí, me hace gracia conocer a Ian Gibson, aunque supongo que no tendrá ni un segundo sin firmar, y lo mismo le ocurrirá a Maruja T., que ya no se acordará de mí (nos conocimos hace mil años)... en cambio yo no sé si tendré alguna petición de firma...
Veremos qué pasa. Mañana viene un informático a ver si me resuelve. Por lo visto está a punto de salir un windows 7, pero yo no podía esperar... Detesto a BG, no me atrevía a Linux y sí, los del Mac son entusiastas pero no me llega el presupuesto

zbelnu dijo...

Gracias, Civislib! Así sea... En el fondo es un bonito trasto y espero no tener que devolverlo. Veremos si el informático que viene mañana logra resolver mis problemas... Y en cuanto a sant jordi, tal vez me limite a mirar mientras los demás firman! Un amigo me dice que retenga a los pocos que vengan, que se forme una cola y eso atraerá a otros, pero no sé si seré tan mañosa

cacho de pan dijo...

en lo único que podríamos coincidir es en la fiesta secreta del periódico, pero yo creo que estoy obligado a ir a una presentación en bikini de jorge pensi cantante y ese día además tendre que hacer al menos cuatro cosas más impostergables...puf, con lo buenas que son las postergables...
(preciosa foto)

Anónimo dijo...

Lo de l'ordenador que t'anuncia una dotzena d'actualitzacions que no vols per a res abans de posar-se en marxa és desesperant; (com les trucades oferint connexions a internet, gairebé). La solució menys sagnant es una "adaptació pacient low profile", al menys a mi em funciona...
Demà farà sol, els til·lers de la Rbla. Catalunya tenen un verd esplendorós, estic segur que signaràs molts llibres i, probablement, seràs la única escriptora que tindrà al menys una visita de l'aristocràcia medieval britànica.
B.A.

zbelnu dijo...

L'aristocràcia medieval britànica? Què vols dir, misteriós B.A.?

zbelnu dijo...

Sí, Cacho, viva todo lo postergable!!!! Aunque cada vez domina más lo otro... y yo aquí rodeada de locura informática y vírica, que no cesa... No puedo evitar pensar en los malévolos designios de jacques le fataliste, que me predijo todos los males. Ojalá se equivoque y vuelva la normalidad.

Anónimo dijo...

Doncs tota l'aristocracia potser no, però un representant sí, Sir Edmond B.A.(segon fill de Ricard IV, vindrà sí o sí a que li signis un llibre.
(Això de signar amb les inicials te aquests perills...)
Black Adder

zbelnu dijo...

Ajá, Black Adder, ahora comprendo!

zbelnu dijo...

I gràcies!

Darth Tater dijo...

Hola Isabel,

Perdona el atrevimiento pero me he divertido con tu texto... ¡realmente has tenido un mal día!
Lo del ordenador merece gran atención, ya que como dice Civisliberum, será muy probablemente el objeto más cercano a ti en los próximos tiempos... Me abstengo de sugerirte cualquier cosa pues aunque en mi trabajo uso XP y en casa Mac, mi quehacer nada tiene que ver con el tuyo, así que ¡suerte en la búsqueda y más suerte con las firmas!
Pasearé por aquí, si me lo permites.
Saludos lluviosos desde México, D.F.

zbelnu dijo...

Claro Darth T., serás bienvenida!

Anónimo dijo...

La verdad es que la experiencia de esciribir a mano no debería perderse, da otro tiempo al pensamiento, aunque lo formal no sea lo imprescindible a la hora de la escritura, de la expresión. Tal vez el teclado sea otra experiencia, necesaria, habilidad adquirida por la memoria" de nuestras manos. Mirarse las manos es recordar...
Enhorabuena por las ventas..
iluminaciones.

zbelnu dijo...

Yo no la pierdo. Ya lo dije aquí alguna vez. Hay algo que va de la mente a la mano y los dedos, y si vieras mi casa y mi bolso están siempre sembrados de papeles garabateados, y mis cuadernillos contienen siempre el núcleo de lo que escribo; hay algo poderoso. A veces anoto en esos cuadernillos y luego en el ordenador, sin mirarlo, reproduzco lo mismo!!! Anotar es grabar en cierta manera. En cambio si no lo anoto lo olvido, se borra sin más. Otras veces anoto y luego transcribo, pero todo empieza siempre caligráfico, ya que las ideas surgen lejos del ordenador, en la cama o en la calle, en un coche o en la estación de un metro...

el objeto a dijo...

me gusta esa imagen, que me recordaba a Francia en verano... a las vacaciones,

y qué buena pinta ese libro de Hazlitt, no sabía que lo habían publicado, buena noticia

zbelnu dijo...

Sí, el libro de H. es maravilloso, al menos, la parte que he leído... Qué gracia, para mí es una imagen tan balcánica, en el sentido de que me recuerda a mis pasos por esas ciudades, que no se me ocurrió pensar...