sábado, 10 de febrero de 2007

en el kiosco

Un perro se ve reflejado en la franja del mostrador, que es un espejo, y se pone a ladrar furioso, ante la sorpresa de todos los que pasan. Dice su dueño que es muy combativo, que siempre que se ve en un espejo intenta atacar al "otro"... La verdad es que el pobre perro lleva una especie de jersey algo ridículo y tal vez su imagen le resulta intolerable...

2 comentarios:

el-ed dijo...

jajaja!! lo más seguro es que el jersey!

zbelnu dijo...

Quién sabe! Quizás ese perro detesta su imagen, aún sin jersey... Tendré que volver al kiosco el domingo a la misma hora, a ver si aparece...