jueves, 19 de junio de 2008

La Diagonal, en peligro

Foto: I.N. La Diagonal, 2008
No lo digo yo. Ya me avisó Cachodepan que lo había oído en la radio. Y ahora Jazzy me manda un artículo de Espinàs. ¿Por qué esa saña del Tripartit en destruir Barcelona? ¿Tanto dinero se están embolsando nuestros políticos? ¿Por qué esa insistencia en borrar la fisonomía de la ciudad? ¿Resultará que son aún peores que los otros? ¿Es el puro resentimiento contra los barrios que no les votan? ¿O es pura burramia incivilizada? Ya sé que esto debiera ir a mi otro blog, pero tengo que decirlo también aquí porque la Diagonal fue la calle de mi infancia, y también nos la van a arrebatar. Cuando yo era pequeña, el tranvía circulaba por el lateral, junto a mi casa. Luego lo quitaron torpemente, cuando en las ciudades europeas los mantenían, ¿y ahora hay que reponerlo? Como esos cafés antiguos que destruyeron en esta ciudad (pobre Balmoral afeado y convertido en Mussol, pobres tantos cafés convertidos en Bancos o zapaterías) para luego rehacerlos imitándolos en el más puro pastiche (léase Salón Rosa o tantas cadenas de cafés que imitan torpemente lo de antes. Para que nada sea auténtico, y siempre volvemos a Guy Debord). Ayer una señora me contó de un municipio cercano donde el ayuntamiento les expropia la única zona verde y boscosa, de árboles centenarios, para talarlos y construir una escuela. Dice que el pueblo está lleno de solares vacíos, pero el ayuntamiento prefiere expropiar (sin pagar) y talar. Otra chica me contó que en la Rambla de Gavà talaron toda la avenida de viejos y frondosos árboles y ahora no hay sombra y no se puede pasear por ahí en cuanto empieza el calor.
Van a cortar esos pobres árboles frágiles de la Diagonal que han sobrevivido al tráfico y la contaminación, sin poder ensanchar los troncos como en otras ciudades, con alcorques mínimos que no pueden compararse con los de París, Londres o ni siquiera Madrid, las altas y delgadas palmeras, los bonitos y desgarbados plátanos, todo lo que hay en la avenida central. Oh sí, luego dirán, para consolarnos, para engañarnos -como es tan fácil- que los trasplantan, cuando sabemos que el índice de fracaso es importantísimo, o aún peor, que replantarán. Si alguien se cree que ningún árbol puede llegar a serlo, a tener un volumen de árbol, plantado ahora en esta ciudad, entre máquinas, ruido, contaminación y la sequía que ya no se irá... No, yo no creo que nadie deba situarse, como propone un blogger que me confunde con otra persona al reverso, en una posición de hacer pedagogía. Yo no me siento por encima de nadie. Sólo intento resistirme a la destrucción, a la uniformidad, al cemento que ya ahoga esta ciudad, resistirme a la tala generalizada, a la destrucción del patrimonio, del paisaje urbano...
JOSEP MARIA Espinàs

Se habla de prolongar el trayecto del tranvía que, desde el Baix Llobregat, llega hasta la plaza de Francesc Macià, pasando por la Diagonal. Seguiría por la misma Diagonal, hasta conectar con el Trambesòs. No conozco el detalle del proyecto, pero es evidente que si esta prolongación se realiza, la Diagonal central, la que va de la plaza de Francesc Macià hasta el paseo de Sant Joan, quedará afectada. Supongo que deberán suprimirse carriles, cortar árboles y el espacio que va a necesitar el tranvía separará más los dos lados de la avenida.¿Es necesaria esta notable modificación? Esta Diagonal central es un eje básico de comunicación para coches, autobuses y, desde hace poco, bicicletas. No puede decirse que el espacio sobre. También hay que tener en cuenta que la Diagonal es un camino natural para los vehículos de entrada y salida de Barcelona, una línea recta que une dos puertas de la ciudad. No sé si han calculado las consecuencias que puede comportar estrechar este camino.Yo creo que la idea de abrir una diagonal en la parte alta del Eixample fue acertada, y me maravilla que fuera diseñada con tanta anchura. Es una calle relativamente moderna; hasta 1884 no se urbanizaron un par de centenares de metros, a la derecha del paseo de Gràcia. Hace solo 30 años, aún había bastantes solares no edificados a la izquierda de la plaça Macià, y yo los había visto. El estilo arquitectónico de los edificios que se encuentran allí --no solo los grandes bloques-- es significativo. Lluís Permanyer explica en un libro dedicado a esta avenida una anécdota demostrativa. El marqués de Robert, cuando había empezado a vivir en el palacete que lleva su nombre --en la esquina del paseo de Gràcia, la calle de Còrsega y la avenida de la Diagonal-- iba a menudo al Liceu. Asistía vestido de etiqueta... y con una pistola. Porque al ser funciones de noche, cuando regresaba a casa tenía que pasar por unos descampados en los que no se sentía en absoluto seguro.Ahora, a pesar de su anchura, la Diagonal central va repleta. Me cuesta imaginarme que se pongan en marcha unas obras que, para hacer pasar un tranvía, desmonten una estructura viaria tan importante durante años --tenemos larga experiencia de obras públicas-- y un importante eje comercial y de negocios quede afectado. Ni vivo ni tengo tienda en la Diagonal. Solo pienso que, a veces, Barcelona tiene mucha afición a la cirugía y demasiado poca al jabón y el desodorante.

12 comentarios:

cacho de pan dijo...

estoy con la radio puesta...fíjate lo que me escriben en el blog y verás que las posibilidades de recuperación son inexistentes. Estamos condenados al horror.
Ya te dije lo que pensaba: en Ibiza los de San Antonio bajaban para tirar piedras a las cristaleras de Ibiza. Por puro resentimiento. Si no es tuyo, destrúyelo.

zbelnu dijo...

Sí, yo he pensado muchas veces en ese resentimiento. El mismo que les hizo tirar en San Sebastián aquel palacete para construir el cuboi de "Nomeo" (quiero decir el Kursaal de Moneo, sin ventanas en plena bahía, con luz eléctrica, y al menos al principio, sin lavabos). Antes cortaban las cabezas de los nobles, ahora destruyen la bonita arquitectura porque todo es sospechoso. Como en Pristina destruyeron la ciudad turca para rehacerla en cemento. En conclusión, pura burramia. Voy a tu blog

cacho de pan dijo...

está el asqueroso Sardá...no puedo soportarlo: ha escrito un libro que termina con una frase memorable: eros y tánatos, me cago en su puta madre. Unos destruyen avenidas y otros sensibilidades.

LIU dijo...

Hola, Isabel,

te estás ganando a pulso el cargo (honorario) de concejala (sorry!) de Urbanismo de Barcelona, y de árboles y Jardines. Creo que tienes razón al exteriorizar tu fastidio por lo que está ocurriendo, pues conviene que personas que tenéis una memoria de la ciudad la defendais cuando unos cuantos listos (siempre hay tantos!) tratan de cambiarle la cara para que se parezca a qué sé yo, Nueva York, o Hong Kong. Yo llevo veinte años en Barcelona y pocas cosas hay que odie más que a esta burguesía catalana disfrazada de progre y sus ideas descabelladas. Claro, la pregunta es ¿qué puñetas comen, beben o esnifan para que se les ocurran esas burradas?
Bien, ahora voy a regar las plantas de mi terraza (antes de que se les ocurra confiscarlas).

zbelnu dijo...

Lo he oído y apagado de inmediato. Se me olvidó escuchar lo de mi libro a las 10! Siempre en la higuera, yo, o en el azufaifo...

zbelnu dijo...

No, Liu, yo no soportaría estar en el lado ese. No aguantaría ni un día. Como mi antepasado, Nicolás Salmerón, que fue presidente de la I República pero dimitió enseguida porque le hacían firmar una pena de muerte. Y en este país, no es sólo la burguesía, todo el país es arboricida e ignorante, gracias al franquismo, sólo cuatro raros defendemos los árboles y el patrimonio arquitectónico, la historia de la ciudad. Los demás están encantados en su baile de ruido y fiestas y basura en el suelo. ¡Si vieras la basura que le tiran cada día al azufaifo! Y a la gente no le molesta, prefieren criticar nuestros recortes de prensa pegados en nuestra Speaker's Corner particular, frente al árbol salvado...

ephemeralthing dijo...

A nadie se le ocurrió, yo el primero, que en los 90s la "moda" de las plazas duras iba a significar una pedagogía que iba a inculcar en el ciudadano una fobia real al árbol y la planta. Isabel, metí la pata con el nombre, otra vez discúlpame por ello, me refería antes a esta idea de "pedagogía" que ahora utilizo, Yo creo que ya la estás haciendo resistiéndote a aceptar dicha fobia como un hábito social corriente, hablando de ella y denunciándola. Eso creo es pedagogía y no las hipócritas campañas publicitarias municipales con un supuesto objetivo didáctico (?) sobre el "civismo" cuando la misma administración es la primera en promocionar un costumbrismo social falso e interesado, que no tiene nada que ver con lo que es la vida urbana en cualquier ciudad europea. Fue hace tres años ya, cuando al regresar a Bcn en Septiembre me di cuenta del equívoco al ver que en los plenos municipales buscaban "cabezas de turco" como culpables del deterioro urbano, prostitutas, mendigos y graffiteros. Para mi, incluso inmoral, el crear esos estigmas. ¿Puede imaginar uno Paris sin sus "clochard", Berlin sin sus graffiti, Amsterdam y Roma sin sus putas?.
Yo también tengo una lista larga de hechos "arboricidas", producto de lo que voy a llamar auténtica barbarie, incultura y espeluznante cinismo. No sé si se va a entender lo que voy a decir ahora pues la "pedagogía" también incluía el tema: preferiría una Diagonal graffiteada y plena de verde que no "limpita" y arrasada, con sus arbolitos de quita y pon como si fuesen objetos decorativos de consumo.
Divertido el símil que hace Espinàs a base de jabón, desodorante y cirugía, gracias por colgar el artículo.

nomesploraria dijo...

La millor botiga del món, quina merda.
El paradís de les frnquícies i de la lletjor.
El Dante ja ho ha dit: "estamos condenados al horror".

zbelnu dijo...

Estoy de acuerdo contigo en algunas cosas, Eph, pero no en otras.
El diseño bien hecho, con oficio, merece mi respeto, pero no esa moda de sustituir la cultura pensante por una apariencia diseñada.
Lo de las putas, pues no. La política municipal me parece desastrosa y precipitada y negacionista. Hay que pensar más y mirar ailleurs para decidir qué se hace. Pero me parece una frivolidad considerarlas casi mobiliario urbano: hay mucha gente que sufre en ese colectivo, y aunque las fantasías masculinas las vean como felices diosas del placer, algunas de ellas no pueden tener ni un orgasmo con quien ellas elijan estar, otras están pagando deudas o son esclavas de proxenetas.
Lo de los graffitti es relativo, en la Diagonal no hay, que yo sepa. A mí me molesta ese afán de destrucción, del que seguiré hablando al otro lado.

Gise =) dijo...

Es lamentable como esta la ciudad y por lo que se ve como estará, ahora y me pregunto no se si entendí mal el articulo, pero el tranvia unira Plaza Francesc Maciá con Paseo Sab Juan?????? y todos los autobuses que unen estos dos puntos?? yo trabajo ahi en Diagonal y Paseo San Juan y uan vez tuve que ir a Glorias podes creer que desde Paseo San Juan no hay nada que vaya por Diagonal hasta Glorias??? la verdad si no entnedí mal repito, habra tranvia donde hay medios de trasnporte pero del otro lado no habra nada, vaya chiste...
Que verguenza!!!!
Besotes corazón!!!!!

el objeto a dijo...

cargarse la diagonal para dejar pasar un tranvía de plástico! a mi me parece que estamos en Matrix

a dónde nos tendremos que ir a vivir??

zbelnu dijo...

Efectivamente! Parece que además de codicia y corrupción, reina una gran estupidez en nuestro ayuntamiento. Yo ayer iba mirando esos árboles de la Diagonal como acariciándolos y pensando Por favor, que algo les proteja, que no los arranquen...