domingo, 27 de septiembre de 2009

Vuelta de Lozères

Foto: I.N., Giuseppe junto a un haya (?) en Florac, Francia, 2009
He vuelto de unos días en una atmósfera frondosa en el país vecino, envuelta en belleza y entorno protegido, en el Parc National de Cévennes, la región con menor densidad de población de Francia, invitada a una casa en un pueblecito donde también se refugia gente de distintas partes del mundo. Casas de piedra restauradas con naturalidad, montañas escultóricas, naturaleza silenciosa y pájaros, todo lo opuesto de aquí.
Allí he leído gozosamente para mis conferencias de octubre (para el posgrado de traducción literaria de la UPF), he paseado y conversado con mi hospitalario amigo e intercambiado información con un amigo de mi amigo, ex ombudsman londinense -un cargo que en UK es independiente y con poder, no como aquí, y que puede realmente corregir abusos, injusticias, demoras en el cumplimiento de promesas, puede investigar y denunciar-, y he soñado con otras vidas, he fotografiado a los múltiples gatos que merodean por el pueblo, he probado los quesos deliciosos de allí y contemplado los árboles maravillosos que allí crecen a sus anchas, protegidos y sin las amenazas y constricciones de aquí.
Allí no he visto en ningún lugar un solo papel o plástico en el suelo, y por cierto, en las tiendas y supermercados ya no dan ni venden bolsas de plástico, hay que llevarse un capazo o reciclar bolsas propias. Y en un pueblo de mil o dos mil habitantes hay por supuesto productos biológicos en el supermercado, además de tiendas especializadas. Los precios son también mejores que aquí.
Al volver he sabido que nuestro gobierno ha decidido castigar con una fuerte subida de impuestos a la amplia clase media baja y ahorrar sufrimientos a las grandes fortunas. No les basta con imponernos los precios más caros de Europa (en la fruta y la verdura, en el teléfono fijo y móvil, en la conexión a Internet, por poner algún ejemplo), tienen que seguir asfixiando a la gente de este país mientras favorecen a los banqueros y a las grandes fortunas. Se llaman socialistas y se atreven a hacer una política bastante más derechista que la de Angela Merkel. Venía leyendo en Le Monde que en los últimos años "Alemania ha invertido en enseñanza superior e investigación y ha dedicado un porcentaje del 2,6 del PIB en investigación y desarrollo (frente al 2,2 en Francia), y ha promovido los sectores del futuro, una estrategia que le ha permitido orientarse hacia una 'economía verde', ya en cabeza de los productores de energía eólica y solar fotovoltaica." El artículo concluye que Alemania se mueve en todos los dominios y que Francia debe ponerse las pilas, "por amistad y por interés". (Aunque antes advierte del peaje de esa otra cara más despiadada del crecimiento económico alemán, pues las regulaciones del mercado de trabajo efectuadas en estos años en ese país han abaratado la mano de obra, empobrecido a la clase media y lanzado a muchos a cruzar el umbral de la pobreza, y la diferencia con la realidad social francesa es notoria. Son esas medidas que por desgracia reclaman muchos aquí, también desde el PSOE, y con un sistema de protección social mucho peor que el germánico, sin industria comparable, sin contención de precios básicos, etc. Aquí sólo se copia lo malo, sin duda. Lean en Polis)
Mientras, en nuestro país, Zp reduce el presupuesto de investigación, reduce el presupuesto de educación, que ya es el más bajo de Europa por estudiante, e invierte sólo y exclusivamente en la construcción, desiste de ponerle límites a la destrucción del paisaje y el medio ambiente, renuncia a la tímida ley que empezaba a proteger la costa del horror constructivo, fomenta el uso del automóvil (mientras en Le Monde se habla de reducir el uso del automóvil, de prohibirlo en ciertos días, de reducir el gasto eléctrico, de iluminar menos las ciudades), elimina los grandes aparcamientos disuasorios a la entrada de algunas ciudades y emprende en muchas otras ciudades una gran tala de árboles, como está ocurriendo en Barcelona. En la dirección opuesta a las necesidades económicas y medioambientales del país. Cómo se aprovechan de la pasividad conformista que creó aquí el franquismo. No es extraño que no hayan querido juzgar ni castigar a los culpables de tantas atrocidades. Ni ayudar a quienes pedían exhumar a sus muertos. Ni que entierren las marcas de la historia e intenten convertir nuestras ciudades en centros comerciales. Que construyesen el edificio del Fòrum sobre el mismo lugar donde tantos republicanos fueron fusilados sólo por sus ideas. Un lugar que en cualquier país democrático habría sido un gran memorial a respetar. Las cosas nunca han cambiado realmente en este país.
Qué agradable ha sido saltarme los periódicos españoles estos días.
Volver significa encarar lo pendiente. El 6 de octubre a las 19h daré una conferencia balcánica en la Biblioteca Francesca Bonnemaison. Tal vez otra presentación balcánica en otra ciudad, que aún no se ha concretado. Después vendrán las conferencias del posgrado.
En Los mil y un libros hablan generosamente de La plaza del azufaifo. Mi contador GoStats me dice que la semana pasada he tenido Visitors: 3097, o sea 442 visitantes al día. ¡Gracias por venir, lectores invisibles!
Hoy, al cruzar ese puente de Millau, de Forster, observaba el extraño efecto óptico que produce el brillo de la barandilla al cruzar, de forma que nos parece estar frente a una inmensa playa, con esa luminosidad que sólo tiene el mar, y sentía nostalgia de mi novela, también al pasar por La Jonquera, por Figueres, los escenarios de mi historia me llamaban tirándome metafóricamente de la manga: "¡escríbenos!", decían. Y sí, en medio de esos momentos asomándome a las ventanas de las conferencias, espero volver a la escritura, aunque sea renqueando.

31 comentarios:

Luis Vea García dijo...

Es curioso pues si nuestro gobierno favorece a los más poderosos y la derecha sigue criticando sus medidas hay algo que falla...
Me gustaría asistir a tu conferencia balcánica.

Saludos desde Extremadura.

Druidhead dijo...

Sometimes, Bel, it is good to be in the very opposite of here. Beautiful, beautiful forest.

Bel Nu dijo...

Gracias, Luis. Yo creo que el PP sólo critica por el "quítate tú que me pongo yo", no porque las medidas no les gusten. En UK Blair les arrebató a los tories sus políticas y eso les dejó desconcertados, tenían que criticar justo lo que ellos habrían hecho y lo que habrían deseado hacer y no osaban. Es una estrategia brutal. Ahora bien, o la gente es tonta o no sé quién va a votar a Zp

Bel Nu dijo...

Ah, Luis, ya nos contarás de Extremadura!

Bel Nu dijo...

You always understand, Druidhead...

frikosal dijo...

Que bien debiste pasarlo, es duro regresar.

Aquí se ha perdido el norte, si es que alguna vez se supo donde estaba. Si cuando las cosas funcionaban no se pudo o no se quiso cambiar nada, arreglar los tremendos problemas estructurales que tenemos, pues difícilmente van a hacerlo ahora con todo en contra. No se que van a hacer los otros cuando lleguen, prefiero no pensarlo.

Bel Nu dijo...

Lo mismo me pasa a mí, Friks. Es muy duro ver cómo se desaprovechan todas las oportunidades, cómo todo se hace equivocadamente y sabiendo que casi todo lo que hacen es bastante irreversible

Icíar dijo...

A mí me irrita este socialismo del capialismo. No pueden tocar las SICAV, para que no se vayan. Continuarán con sus ventajas fiscales. Ya nos encargamos nosotros de pagar.
No entiendo que se permita lo de Benidorm. Tampoco tolero a Pajín.

Nos suben los impuestos. Lo peor es que no quiero pagar. No quiero contribuir a lo que está pasando.

Bel Nu dijo...

Tienes razón Icíar. Sólo pagamos para cubrir los gastos personales de gente corrupta y a cambio nos devuelven destrucción del paisaje y el medio ambiente, abandono de la enseñanza, abandono de los necesitados, miseria y precipitación de este país en un hoyo profundo. Da mucha rabia. Un inglés me decía estos días que en UK pagaba muchos impuestos pero contento de pagarlos porque hay muchos más servicios gratuitos y ayudas que aquí.
Aquí pagamos sólo para que esos ladrones se hagan más ricos.

Anónimo dijo...

Si, volver a la realidad no siempre es sencillo.

Yo me estoy planteando marcharme a otro lugar, estoy muy cansada de todo lo que ocurre en Barcelona, que es mi ciudad y hace bastantes años me gustaba y me encontraba bien.

Yo también asistiré a tu conferencia el 6 de octubre.

Un saludo,

Tatiana

Belnu dijo...

Lo entiendo perfectamente, Tatiana. Si yo encontrase una manera, también me iría. Mientras esté aquí no pararé de escribir y resistir a la destrucción de la ciudad que nos gustaba.
Me alegrará verte´en la charla balcánica!

Ephemeralthing dijo...

¡Qué árbol tan, tan, tan, simpático!, ... el de la foto que ilustra la entrada. Su copa está fantásticamente ramificada, sencillamente maravilloso. Es tal lo que nos niegan que me estoy convirtiendo en un auténtico palurdo, lo que en otros lugares es corriente a mi me parece algo extraordinario.

Por aquí como siempre, las imágenes de siempre: ayer mientras en la Pl. de Sant Jaume ni "cuatro gatos" despedían a la señora de Larrocha, en la calle la algarabía era tremenda, y la restauración del Mercat de Llibertat que ya deja ver los estupendos forjados y muros de ladrillo, está siendo ocultada por las barracas más infames que se pueda imaginar.

Belnu dijo...

Me pasa igual, Eph, me maravillo ante esos árboles y es contagioso. Mis amigos empiezan a sentir lo mismo y a fotografiarlos cuando van por ahí. Pero yo siempre digo que soy de Figueres y ya se sabe...
Estuve leyendo en Le Monde sobre A. de Larrocha, que dio su primer concierto a los 6 años y a los 11 ya actuaba internacionalmente. Decía en Le Monde que volverían a ella con un artículo más extenso...
Es triste lo que nos están haciendo, Eph, pero sobre todo, para cada uno de esos detalles, cada vez que tengas un momento, escribe a los periódicos! Si quieres las direcciones te las paso por email. Cuanto más cortas son las cartas más les gustan y las publican...

Qualunque dijo...

Coincido en eso de ir fotografiando parques por doquier y en maravillarse de lo que debiera ser cotidiano.

Pero no sólo son árboles lo que nos falta.

De mi último viaje recordaré a la señora que me vendió un bratwurst en un abarrotado puesto callejero de una ciudad alemana. A pesar de que yo no sabía ni una palabra en su idioma, la mujer me atendió con una sonrisa que ni mi madre cuando me vé volver a casa por navidad.

(Prometo que no exagero)

Y claro, ese y otros gestos acabaron por contagiarme y me pasé todo el día con cierta cara de tonto pensando en cómo pedir asilo político en ese lugar.

Belnu dijo...

Sí, gente considerada y amable también he encontrado yo por allí y cuando estás "acostumbrada" (aunque no resignada) a la burramia hostil de esta ciudad, sientes un alivio y un buen humor increíbles. Y ver el suelo sin basuras, qué descanso

nomesploraria dijo...

Quin arbre més bonic. Sembla un faig.

Belnu dijo...

Ah, hi vaig pensar, perquè allà n'hi ha, boscos de faig o fagedes, però no n'estava segura, ara que ho dius tu ho posaré al peu de foto

nomesploraria dijo...

Nooooo que no n'estic segur. He dit que sembla un faig, no que ho sigui,

Belnu dijo...

He posat un interrogant

Anónimo dijo...

Un interrogant ben posat...tot i que jo també votaria per que és un faig.
Està be la reflexió sobre el Fòrum i els afusellats, però a banda de les consideracions ètiques,per cert tant o més importants que les legals, els dubtes sobre si el propi Fòrum o el Zoo marí respecten la Llei de Costes són molt fonamentats; per no parlar de l'hotel Vela. En canvi els funcionaris del Ministerio i les seves excavadores han acostumat a ser implacables amb els "xiringuitos", Barceloneta, Castelldefels... que en molts casos no feien cap nosa i tenien un tarannà familiar molt arrelat.
Black Adder

Belnu dijo...

Efectivament, a més de corrupció i màfies del ciment, hi ha una manca de sentit comú, o potser és l'oportunisme de fer veure que fan alguna cosa. A Eivissa van eliminar l'únic xiringuito de canyes, bonic, integrat en el paisatge sota els pins de la platja i on feien menjar saludable per un preu humà, i en canvi permeten tota mena de construccions horribles que degraden el paisatge, a més de les escombraries que s'acumulen a platges boniques (fan ganes de plorar)...

el objeto a dijo...

se nota que tu escapada montagnarde te ha insuflado oxígeno vital y mental! Sí, aquí nos están asfixiando, me gusta como lo explicas, me ayuda leértelo explicar, nunca había estado tan asfixiada yo, nunca me había faltado tanto un horizonte donde posar la mirada,
yo me pregunto cuándo se nos perdió el horizonte, si es algo que se ha transmitido, que se puede hacer girar,

y qué bien que los cielos, puentes, árboles y caminos te gritaran que los escribieses, como aquella analista wittgenstiana
y gracias por el link

Belnu dijo...

Justamente aquí estoy yo, traduciendo sobre horizontes islandeses con imágenes maravillosas de Manel Armengol, para su libro, y ese paisaje sin humanos me reconforta...

Belnu dijo...

Gracias a ti por tus ánimos interpretativos, objeto a!

el objeto a dijo...

qué bueno un nuevo libro de M.Armengol,

deberían contratar ingenieros de horizontes (mentales y físicos), en el ayuntamiento

Belnu dijo...

Sí, completamente de acuerdo, objeto a, y también algún asesor que les recordara que la belleza existe, la belleza cura! y hay que preservarla. Y que la historia es más importante que los centros comerciales. Ojalá tuvieran remedio esos malos políticos y este ayuntamiento

La otra Bel dijo...

Isabel, tanto que comentar en tus entradas...Primero, doy fe de que las consecuencias de la nueva política económica del gobierno "castigar con una fuerte subida de impuestos a la amplia clase media baja y ahorrar sufrimientos a las grandes fortunas" serán exactamente ésas. Tuve la paciencia de tragarme entero el discurso de la ministra presentando estos nuevos planes más las preguntas que le hicieron los periodistas, en su retransmisión en directo por la radio y lo que dijo, te lo aseguro, no da lugar a confusiones: seguiremos, la clase media media y baja pagándoselo todo a todo el mundo y protegiendo, efectivamente, a las grandes fortunas. Algunas respuestas a los periodistas provocaban rubor ajeno como, por ejemplo, a la pregunta:
"ministra, ¿no han pensado en la posibilidad de poner un impuesto sólo a los artículos considerados de lujo?"
respuesta:
"hace muchos años que este impuesto ya no existe"

Segundo, me alegro un montón de haber acertado en mis predicciones sobre la bondad de este viaje.

Tercero, haré lo posible por estar presente en esa conferencia. Lo que he visto sobre el libro me parece interesantísimo.

Estoy en el trabajo, así que no puedo extenderme más...

Un abrazo.

Belnu dijo...

Gracias, Otra Bel! Vamos cambiando nuestras firmas en un baile de campanas ("is a bel(l)")...
Es increíble la desfachatez de un partido llamado "socialista", con esa perversión del lenguaje que ya denunció Orwell. Hay que tener estómago y ser ambicioso para dar la cara por eso. No me gustaría ser uno de ellos, ni tener sobre mi conciencia la responsabilidad histórica de lo que están haciendo, del sufrimiento que causan injustamente a los más castigados por la crisis mientras ayudan a los que la causaron y precipitan al país un poco más hondo en el hoyo.
No me gustaría tampoco ser uno de sus votantes.
Pero maldita sea la suerte de este pobre país...
Y sí, tenías razón, y es que la belleza cura...

Belnu dijo...

Otra Bel: olvidaba decirte lo más importante. Qué ilusión si vinieras a la charla balcánica! Y al mismo tiempo, siempre me inquieta no estar a la altura, pero eso es inevitable...

Bel M. dijo...

Sí, inevitable (una vez oculté a familia y amigos mi participación en una de esas cosas), pero seguro que superarás esa altura, sea cual sea.
Un abrazo.

Belnu dijo...

Uf yo lo he ocultado siempre a mi familia y para ciertas presentaciones sólo avisaba a dos de confianza...