martes, 22 de septiembre de 2009

Incertidumbres

Foto: I.N., Parc del Laberint d'Horta, 2009
Anoche fui a ver el Anticristo de Lars Von Trier. Pensé que tal vez me ayudase a pensar, a salir de cierto ensimismamiento con una sacudida o que por lo menos me quitase el constipado.
Me gustaban mucho las imágenes -a veces me recordaba a Bill Viola, no sólo a Tarkovsky- y no sólo esa mirada a la naturaleza implacable y desconfiada, sino la fisicidad de sus protagonistas (tengo debilidad por esos dos actores, aunque sean de Hollywood, pero además hay algo de verdad en esa sexualidad sin imposturas y hay una belleza desnuda y táctil en la mezcla de voracidad salvaje, compasión, acercamiento y distancia), la textura de la casa, el suelo del lavabo, el tacto de todo, el agua, la forma de contar el rompimiento, el dolor de la pérdida, la locura. No me gustaban en cambio, por impostadas y más endebles, las imágenes de los sueños.
Luego ya vi -nos salimos 15 minutos antes del final- que adonde iba no podía yo seguirle; mutilaciones y automutilaciones; no por la furia misógina que siempre está en él y que al menos muestra con cierta honestidad, sino por la parte de las vísceras.
Me preguntaba si ese terapeuta equivocado, antipsicoanalítico, su punto de vista zote (y tan dominante en estos tiempos de ignorancia) que consiste en obligar al paciente a enfrentarse al miedo concreto como si eso fuera lo importante, luchar contra el síntoma (y claro, generar el efecto contrario, como suele ocurrir, dramáticamente), era acrítico, si realmente Von Trier utilizaba a propósito ese simplismo new age o cognitivoconductual tan erróneo, si él comprende o ignora que ese miedo protege (como sugería V) y que ese síntoma ayuda a resolver y a descifrar algo.
No se me quitó este constipado, que es como una plaga. Me quedan las imágenes. Este Lars Von Trier es un tramposo honrado, diría yo, por un lado usa todos sus trucos con brillantez, por otro muestra, se expone, desnuda su parte infantil y sus patologías sin hipocresía, y yo acabo casi preocupándome por él.
A mí sí me gustaron Dogville, Manderlay y El jefe de todo eso, al contrario de lo que se lee por ahí. Me gustan con ciertas reservas, como la molesta Breaking the Waves, que tardé en ver, pero hasta ahora me ha interesado seguirle, observar lo que intenta mostrar, esa verdad de su mentira. He visto que Von Trier provoca auténtica furia en muchos, a mí me remueve, suele interesarme. No creo que ésta sea su mejor película como sugiere Molina Foix, ni tampoco una provocación barata, como dice Boyero. Empieza muy bien, cuenta bien lo de que la sexualidad pueda ser cruda o salvaje (lo dijo Nagisha Oshima hace mucho tiempo, pero este estilo es brillante: descarnado y muy físico, cercano) y asociarse a la muerte, sabe cómo contar su dolor, su pérdida, su resentimiento contra su madre (¿psicótica? se preguntó V.), el miedo a la locura, su terror solitario, pero esa brutalidad física minuciosa y casi medieval, inquisitorial y detallada no le hacía falta (como han mostrado otros), podría haber contado la historia de otra manera, haberlo reducido... Entiendo su contradicción respecto al porno (dice en una entrevista que le molestan las películas porno y también dice que es necesario hacer pornografía y que ha producido porno dirigido por mujeres), hay una interrogación ahí... Dice Molina Foix que ahí es donde ha filmado con mayor libertad y desbordamiento... Pues bien, creo que un poco más de contención le habría venido mejor para mostrar, que basta con una metáfora más sutil. Y además, ahí donde nos lleva yo no puedo seguirle. Eso sí, junto con la última carnicería me perdí ese epílogo epifánico de luz del que he leído esta mañana.
Escribo todo esto a toda prisa y con los niños del colegio de al lado llorando su concierto de septiembre.

12 comentarios:

fernando megias dijo...

Lars Von Trier me parece un cineasta muy irregular y sobrevalorado. Me gusto Dogville. Respecto de esa violencia, de la que parece que nunca nos saturamos, al mostrar nuestras pasiones, lo que me produce cierta repulsión es esa manera pornográfica de mostrarla, ese regodeo de vísceras, no se si es en este caso pues no he visto la película, pero me produce hasta malestar físico. Esa misoginia que tu comentas y que impregna todo su cine, para mi es otro punto en su contra.

Bel Nu dijo...

Mira, yo comprendo casi cualquier punto de vista porque en el cine cuenta mucho la subjetividad del espectador. A mí me gustó ver lo de ayer, y me gustó mucho ver la brechtiana-beckettiana Dogville, y Manderlay y El jefe de todo eso y otras anteriores, aunque siempre removida, dudando, sí pero no, o su Breaking the Waves a trozos insoportable, pero hay algo en él que sí me interesa y a veces conmueve, y otras cosas me repatean...

Bel Nu dijo...

En cuanto a la misoginia, al menos él la muestra de una forma abierta, muchísimos otros son misóginos y ni lo saben, más bien lo ocultan y camuflan y eso me repatea. Yo soporto por ejemplo la rabia misógina del poeta Fonollosa, por ejemplo, por ese mismo motivo

emma dijo...

Lars Von Trier lo que tiene es que es valiente y nosotras, las mujeres, admiramos siempre a los valientes ( Capitanes Ahabs incluidos)

Bel Nu dijo...

Muy bien dicho, Emma!

nomesploraria dijo...

El laberint és un dels llocs que més m'agrada de Barcelona.
Has vist que el Harison Ford està lluitant contra les tales? Al final necessitarem que vingui l'Indiana Jones a parlar amb l'hereu.

Bel Nu dijo...

Sí, ho he vist! I encara és guapo... L'hereu és dels altres, la força obscura, l'eix del mal, el darth vader del medi ambient

Druidhead dijo...

I can read a little bit of your blog on Lars Von Trier. So, you think this is not one of his best. I agree about how his films always start off promising and I think, "Well, I really like this one." But then something happens, a kind of ugly breakdown. I might see this one because of Willem DeFoe who I like very much as an actor. I also like your thought (if I read it correctly) that dulled memory protects us from pain in the past. Well, you know what I feel about Von Trier anyway. I heard him interviewed on BBC Radio 4. He seemed pleasant and even at the beginning and then became quite confrontational with the interviewer. It was disturbing. I wonder what his astrological sign is?

Bel Nu dijo...

I don't know. I only know that for me there is always something that interests me and something I don't like, but I keeps me thinking. I think he is like a wounded person that needs to be aggressive and to talk about dominating relationships and submission and sadism etc. I think he needs to show how he is still resentful against his mother and father and this interests me, even if sometimes I cannot stand some things. oh excuse, my English is over this evening, it is the lack of sleep

Bel Nu dijo...

Oh Linda I like very much these two actors too

Bel M. dijo...

Tenía mis dudas respecto a si ver o no la película, pero tu reseña, que me ha gustado muchísimo (con esos antítesis que tan bien explican como "tramposo honrado") me ha resuelto a verla. Ahora me interesa ver sus virtudes y también las reticencias que encuentras. Y sí, también prefiero la misoginia honrada y desnuda que, de alguna manera, es finalmente respetuosa.
Un abrazo, Bel.

Bel Nu dijo...

Gracias, Bel de las amapolas en octubre! Espero que encuentres algo ahí, a pesar de los pesares, y que se nos curen estos constipados-plagosos en este fin de semana...