martes, 5 de mayo de 2009

Urgencia de la poesía

Foto: I.N. This morning self-portrait, 2009
La mañana ha empezado con una llamada de la compañía del gas, parece que desde julio de 2007 tenían un problema con mis lecturas pero por alguna razón misteriosa no se molestaron en decírmelo y aunque parece que se han equivocado a su favor y vendrán a revisar el contador, me dicen que de momento les debo 800 euros, y para negociar y que me lo fraccionen sin intereses y vengan a comprobar, he tenido que hablar con diez personas y repetirle a cada una todos mis datos. En diez minutos vendrá un informático, lo cual para mí es inquietante, nunca me gustó que me removieran la (segunda) cabeza (en este caso, el informático es palestino y de confianza). En este estado de cosas, aparte de algunas noticias que tampoco parecen del todo buenas, paso por el cuarto de baño y abro el libro de Edna St Vincent Millay y reencuentro este poema, escrito con nocturnidad, escrito para mí, podríamos decir, admitiendo que el mirlo me esté cantando a mí todos los días y los sauces estiren las ramas para acariciarme el pelo. Y me doy cuenta de hasta qué punto es urgente para mí la poesía y cómo necesito tenerla bien repartida por los rincones de la casa donde paso, a falta de cine. Aquí les dejo con ella, mientras escucho un disco que my American friend me ha mandado por mi cumpleaños (por cierto, he felicitado a mi amigo castizo con un mensaje cantado, todo está en orden... me vuelvo con Zygmunt Baumann hasta que llegue el informático en pocos minutos... ya les contaré, perdonen mi acelerada banalidad de hoy)
What lips my lips have kissed, and where, and why, I have forgotten, and what arms have lain Under my head till morning; but the rain Is full of ghosts tonight, that tap and sigh Upon the glass and listen for reply, And in my heart there stirs a quiet pain For unremembered lads that not again Will turn to me at midnight with a cry. Thus in winter stands the lonely tree, Nor knows what birds have vanished one by one, Yet knows its boughs more silent than before: I cannot say what loves have come and gone, I only know that summer sang in me A little while, that in me sings no more.

12 comentarios:

Gise =) dijo...

Que guapa sales en el autoretrato!!
Lo que te sucedió a ti con el gas a mi hermana le pasó con la luz en Alicante, después de recibir una factura de 600 euros ella llamó a la compañía y le dijeron que primero pagara y luego se quejara en el Servicio al Consumidor, de esto hace ya tres meses, lo peor es que la ultima factura es de 5€... Realmente creo que a las empresas de servicios con la crisis les están creciendo los colmillos y los dirigen a nuestros bolsillos...
Besitos guapa!!!

zbelnu dijo...

Gracias, Gise! Sí, me han contado más casos, son forajidos y ladrones y como los que nos gobiernan trabajan para ellos...

zbelnu dijo...

Gracias por el piropo, a mí me gusta la bici con el flash

Druidhead dijo...

What a beautiful (though somewhat melancholy) self-portrait. I can't believe I have never seen your beautiful face in person! And Edna is a favorite of mine, along with Emily...

zbelnu dijo...

Hi, thanks! We became virtual friends with so many pictures an emails that I feel like I really know you and I can even imagine your voice!

delarica@unav.es dijo...

A mí me encanta el lapislazuli, también.

zbelnu dijo...

Tendremos que hacer una lista de afinidades, Herr Professor, porque me parece que hay más. Al menos nos dan para un café un día en una zona no determinada, aunque sa virtual.

Esther Planas dijo...

que wappa!
y eso ojos!
bueno..yo
sigo con mi
shock pero
mañana otro
dia sera...
xx

zbelnu dijo...

Sí, mañana será otro día. Cada día empieza un mundo, acuérdate de Jean Rhys y sus narradoras erráticas en los hoteles baratos de París y Londres entreguerras...
Y creo que no tienes razones para desesperar, tras leer lo leído, seriously!!!!

zbelnu dijo...

Y gracias, Esther!!!

el objeto a dijo...

Davoine habla mucho de la urgencia en su trabajo de analista,
imagino que las palabras que uno no puede dejar de decir, escribir, como es la poesía, sean siempre urgentes,

precioso este poema,
anoche medio enferma, lo único que pude llevarme a la cama antes de dormir fue el libro de cuentos de Grace Palley que regalaste a A., su inglés brotaba un poco como el de este poema

zbelnu dijo...

Sí, sí, wise cousin, hay algo en el tono de Grace Paley y en su personaje que puede recordar a algunos poemas narrativos de Edna St Vincent Millay. Yo he incluido a GP en mis propuestas de conferencias de olvidadas y etc., a ver si alguna sale ya, es tan injusto ese olvido...
Davoine fue para mí (el libro que me prestaste) una revelación completa porque los ecos de aquella lectura están siempre ahí, reaparece en tantas situaciones... así que al menos un vistazo tendré que echarle a ese otro libro de tema tan importante para mí, la guerra.