lunes, 24 de agosto de 2009

Mientras corrijo

Foto: I.N. Tigridia en el Giardino Ibleo, ante la placa dedicada a los egregi signori que donaron esos magníficos jardines, Ragusa Ibla, 2009
Mientras corrijo las pruebas de mis cuentos siento alegría de que el libro vaya a salir al fin. He decidido releerlo todo otra vez y mientras leo todo se anima y me sorprendo de algunas cosas que no recordaba y otras las confirmo mentalmente y noto cómo se agitan todos esos personajes secuestrados del mundo real e imaginado, de la memoria o de la ensoñación, transformados y agitados y recombinados en la coctelera invisible de John Gielgud en Providence. ¡Cuánta impaciencia!
La gata me mira fijamente.
Al atardecer, E. me ha arrastrado a su playa urbana, hasta un extremo algo más deshabitado, y yo la he seguido, añorando mi playa solitaria (a la que no puedo llegar como peatón), me he bañado con cierta aprensión (¡aunque había un pulpo! Un pulpo en la ciudad, casi un pulpo en un garaje), sin alejarme, sin mirar demasiado a mi alrededor (suerte que a esa hora y en estas fechas se vacía un tanto), y luego ella quería mirar no sé qué en unas tiendas y yo, que después de la playa necesito refugiarme inmediatamente en mis habitaciones para recobrarme, la seguía sintiéndome como debía de sentirse el pulpo por la ciudad ardiente y agitada. Iba mirando los plátanos magníficos que la gente de Urbanismo y R. F. quieren talar, con pretextos de que van a morir. ¿Y quién les cree? En la web del Kew Gardens nos dicen que suelen vivir 200 años. Pensaba en lo que serían las Ramblas sin esos plátanos o el Passeig de Gràcia, la Diagonal o el Eixample, en qué feo sería todo y cuánto más sucio, contaminado, ruidoso, ardiente sería la ciudad con esos palitroques que pretenden poner en su lugar y que nunca crecen, o los maceteros, condenándonos a todos a no tener sombra y a asfixiarnos, eso sí, poniendo aparcamientos bajo los edificios antiguos, para fomentar aún más el uso del coche. No me cansaré de protestar. Es una vergüenza, algo que no se admitiría en ninguna ciudad europea. ¿Y ustedes van a permitirlo? Que conste que en algunas zonas de la Gran Via ya han empezado.
Mientras, siguiendo un consejo de mi amigo serbio (que yo misma le pedí, para resolver un problema técnico y estratégico), he empezado a releer la obra autobiográfica de Bernhard (he descubierto que el único que me faltaba es El aliento, pero el consejo consiste en leerlos todos seguidos para que produzcan el efecto deseado, y lo hago con fruición, y de paso he descubierto otro fragmento que me gustaría incluir en las Lecturas del Refugi 307, si es que me invitasen otra vez. Mañana es la penúltima lectura, y el aforo está completo, y el 8 de septiembre la última, y también está lleno.
Un comentario de V. me ha ayudado a descifrar la última frase de un sueño que parecía anodino, y que ha adquirido sentido y se ha enmarcado en el sentido de todos los sueños de estos últimos días, que hablan de mi niñez, de la situación de M., y del cambio que representa para mí abordar esta novela. No sé si lograré nada, pero me he embarcado y son aguas agitadas...
Mañana me espera un día algo atareado, así que lo dejaré aquí, hasta después de la Lectura...

12 comentarios:

Druidhead dijo...

"While correcting the proofs of my stories feel joy that the book will come out at last. I decided to reread it all again and as I read everything comes alive and I am surprised that he remembered some things and others were confirmed and I can feel mentally shaken kidnapped all those characters real and imagined world, memory or reverie, processed and agitated in the shaker and recombined invisible John Gielgud in Providence. Much impatience! The cat stares at me."

Okay, not a perfect translation but it's the zany software and at least I can read into this and hear your voice. Yes, John Gielgud in Providence. I have to see that film again.

The cat always stares at impatience. They don't understand the human impatience. They are here to teach us a Zen way. We have to pay attention.

zbelnu dijo...

Yes. The problem would be here: "and I can feel mentally shaken kidnapped all those characters", in fact it should be something like this (in my awkward English, as you know): While I read everything comes to life and I am surprised of some things I had forgot and others I mentally verify and I sense how all these characters, kidnapped from the real and the imaginated world, from memories and reverie, move transformed and agitated and rearranged inside the shaker of John Gielgud..."

delarica@unav.es dijo...

qué ganas de leerlos, de tenerlos entre las manos, y de poder leerlos uno a uno, o todos de una vez, y de poder volver sobre ellos una y otra vez

zbelnu dijo...

Gracias, Álvaro! También mi impaciencia (y a la vez cierta impresión) de que se pongan en circulación

nomesploraria dijo...

Ja tinc ganes de llegir aquests contes. Si m'agraden tant com els de Crucigrama, bingo!

zbelnu dijo...

Jo espero que t'agradaran més, Nmp! Ni que sigui pels temes, i perquè alguns et faran riure, espero...

el objeto a dijo...

y esos árboles, pensaba al leerte, son también tan necesarios en invierno, cuando la ciudad está gris y fría, sin más colores que los que ellos nos ofrecen, me reconforta tanto verlos erguidos, a la espera, protectores

me da MUCHA alegría que algo de lo que diga pueda desentrañar mensajes de sueños que, como los míos que sigo sin poder resolver, se repiten e insisten. Sé de su importancia, de su urgencia, y me alegra mucho que hayas podido conectarlos con el material de la novela y la actualidad. Me siento menos frustrada de seguir atascada con los míos! gracias por tus generosas menciones

zbelnu dijo...

Sí, sí, los árboles con su belleza desmañada y caprichosa, sus posturas, el único trozo de naturaleza que nos queda en la ciudad, ¡no pueden arrebatárnoslos!
A ti por tu insight, que siempre me ayuda a entender!

Flaneuse dijo...

No hi ha manera, Isabel, tot el que relaciona Barcleona amb els arbres va per mal camí:

http://tinyurl.com/mptlzo

zbelnu dijo...

Sobretot si amb aquesta idea de "no hi ha manera" decidiu que no val la pena resistir. Amb aquesta actitud la submissió és total. Jo no hi estic d'acord, aquest fals nihilisme és només la vella por del franquisme ddisfressada de modernitat, és el "todo atado y bien atado", perdona, eh? No en sé res, però aquesta frase m'ha fet mala espina

el objeto a dijo...

deberíamos pensar esa pequeña protesta, "Vergüenza!"

por cierto, impresionada por tu American Friend, y su capacidad para entender con su programa de traducción! me gusta su blog ysu ironía

zbelnu dijo...

Sí, Linda es increíble, cabeza de druida! Y sí, esa protesta hay que organizarla!