domingo, 29 de abril de 2007

Una película tailandesa

Ayer, apoyándome en impulsos ajenos y en ese festival insólito que es el BAFF, fui a ver Sang Sattawat, Síndromes y un siglo (2006). Fuimos unos cuantos, pero no cabíamos en la misma fila y dos nos sentamos atrás. Vi la película luchando contra la somnolencia que me ataca a traición últimamente, oprimida por una vecina de butaca que se echaba encima de mí y emitía unos ruidos primitivos (algo como ¡Buuu!) cada vez que algo le sorprendía, lo cual era constante, y a veces me tocaba el brazo, sobresaltándome.
Lo que vi me dejó como una de esas olas terribles del Atlántico a finales de verano, que te sacuden y te borran y te tiran en la arena con fuerza, casi haciéndote olvidarlo todo. Al salir, puse la mano en el tronco de un magnífico plátano de la Gran Vía, para reponerme mientras los otros desataban sus bicicletas. Apichatpong Weerasethakul (tal es el nombre del director, del que los demás habían visto Enfermedad tropical) ofrece sus imágenes como hilos de historias que nunca resuelve, esquiva toda resolución, crea atmósferas y moments of being sugerentes, penetrantes, intensos, llena la película de esos personajes que hablan de sus otras vidas y se distancian de "esto" por la vía oriental o prueban lo alternativo o sueñan con lo opuesto mientras soportan el horror industrial, contaminado, esclavo, la blancura aséptica y el reverso de fibra y materiales tóxicos de un hospital, y el mundo entero es ese gran hospital, con un cubo lleno de piernas postizas, la doctora que se emborracha, la chica que besa a su partner laboriosamente, como si estuviera limpiando o desempeñando un oficio manual, y luego le ofrece irse a un lugar tan horrible como Atmósfera Cero, un lugar espantoso que vislumbramos en unas fotos de gigante industria y construcción, y añade que está cerca del mar (y una imagina un mar de residuos, un mar rojizo y maloliente, o nuclear, lleno de mutantes), pero su mirada, al comprender que él no va a ir, da lugar a un silencio que palpita entre los dos y nosotros. O el monje budista que quiere ser dj, conectado al dentista cantante country, o la médica que reparte whisky junto a las piernas postizas y su tentativa de terapia de visualización fallida, o el enamorado sufriente y declarante al que a modo de respuesta le cuentan otra historia anterior.O la repetición con variaciones, en un montaje deconstruido y abierto de la película. O el salto final, tan irónico y festivo, tras la dureza del blanco.
Dos momentos breves me dormí y creí debatirme en la estrechez promiscua y claustrofóbica del avión de la Austrian Airlines, o abrí la boca creyéndome otra vez en manos del amable dentista argentino. Pero fueron, creo, milésimas de segundo.
Luego, en un barecillo oculto tras la cerrada Paloma (ese ayuntamiento que cierra para eliminar los ruidos festivos, pero incrementa todos los días la impunidad por ruidos de obras, ruidos de tráfico, ruidos de ambulancias y bomberos sin control de decibelios, ruidos inhumanos y espantosa música de fondo para arrebatarnos el derecho al silencio), pudimos hablar de la película y yo me fui recomponiendo como la rama de árbol que tiembla cuando un gordo pajarraco levanta el vuelo y sentí una extraña alegría de haberla visto. Y ahora, en esta mañana de bochorno gris, pero felizmente silenciosa de domingo, creo que una parte de esa alegría está asociada a la escenificación de mi mundo, con su -dramática y patética- ambivalencia, con sus imposibilidades de anudar, de rematar, de terminar, con su multiplicidad de posibilidades y sueños y desesperaciones, con su tremenda antigüedad, tan contemporánea.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha interesado eso de, hilos de historias que nunca resuelve, tal vez, como pinturas.
Quizás el mundo tailandés más arraigado en la naturaleza , aunque mercantilizado a marchas forzadas, ve mejor el contraste con la polucionada cuidad que nosotros, más acostumbrados a "esta" modernidad que nos ha tocado.
iluminaciones.

zbelnu dijo...

Tienes razón, Iluminaciones, lo nuestro ha sido más subrepticio, más a traición. Y sí, esos hilos pueden recordar a otros medios, menos narrativos, yo les envidio su no-obligación de seguir los hilos... Tal vez encuentre un día la manera...

Valjean dijo...

Ep! Si vols veure un dels nous veïns...

http://opcionbarcelona.blogspot.com/2007/04/hirundo-rustica-rara-avis.html

zbelnu dijo...

Muy buen retrato, vecino Valjean! ¿Puedo reproducirlo? Quería hablar de ellos aquí y con mi cámara ni se ven...

migas nada más dijo...

bravo isabel! a veces logras un aire que es casi un tornado, te arrebatas, te dejas llevar por las palabras-sentimiento...
y el ruido! cómo compartimos esa sensación de enfrentarnos constantemente al absurdo municipal...el mismo que no permite según qué colores para los frentes o ventanas y luego agrede a los ojos con engendros como el nuevo edificio de la calle avinyó...

zbelnu dijo...

Gracias, Migas-Midas! Comprendo tu sensación con ese nuevo edificio que no he visto, cada edificio que tiran es como una muela arrancada (y no del juicio) y cada nuevo injerto ofensivo y feo, sin perdón, se acumula en mi montaña de objeciones a clos-hereu, montaña de decepciones...