sábado, 7 de abril de 2007

Las desaparecidas

Foto: Anna Maria Ortese
Una traductora a la que aún no conozco, pero con la que comparto la afición lectora a Natalia Ginzburg, me recomienda a Anna Maria Ortese, narradora y poeta napolitana, a la que confieso no haber leído. Busco un poco y veo que tiene una extensa obra y que la crítica la considera una de los grandes en Italia. ¿Y ese silencio? Al parecer, en vida sostuvo una posición crítica e independiente que le valió la enemistad de todos. Siguen reeditándola editores italianos de prestigio, recibió premios y veo que en La Central y en Laie se encuentran cuentos y novelas suyas en italiano. La búsqueda y el rescate de las olvidadas siempre es un valor añadido para mí, si lo que encuentro me gusta. De hecho por ahí va una conferencia que, si las circunstancias no se oponen, daremos Lydia Oliva y yo sobre escritoras y fotógrafas olvidadas en 2008.

6 comentarios:

iluminaciones dijo...

Buena propuesta esa de escritoras y fotógrafas olvidadas, hasta daría para montar una editorial con casos parecidos, y sacárlos a la luz, trabajo interesante y nunca reconocido lo bastante. Yo también soy un aficionado a personajes semiolvidados o poco conocidos, por la gran masa/medios.

zbelnu dijo...

Gracias, Iluminaciones, me alegro de que también te guste el rescate. Por cierto que, por las reglas implacables de concordancia del castellano, acabo de enterarme de que eres un hombre, aunque lo supuse, no sé por qué, pero sin pruebas.

cacho de pan dijo...

"nunca lo dudé", dice el cacho de pan...de que iluminaciones era un señor, digo...
olvidadas? lidya debe saber quién era una de las fotógrafas de weimar (digo bien?)que vivía, o vive, en barcelona...

la miga alejada.

zbelnu dijo...

Le preguntaré a Lydia, Sherlok-sin miga, no sé a quién te refieres porque Giselle Freund murió y no vivía aquí...
Me alegro de que no te hayas ido de vacaciones, como tantos otros. Aquí estoy yo, escribiendo la memoria de mi libro balcánico para otra beca que me permitiría acabarlo sin traducir todo el día, amarrada al duro banco...

cacho de pan dijo...

si no la encuentras, yo tengo un libro (en el barrio viejo) de la expo de la pedrera donde estaba ella...y llegué a conocerla, muy anciana y encantadora...ay mi memoria, isabel, ay mi memoria...

zbelnu dijo...

ya le he mandado un mensaje a Lydia... Generalmente esos nombres aparecen al cabo de veinte minutos o unas horas... a veces se rebelan... hay nombres que yo olvido tenazmente, que vuelvo a recordar y olvidar a menudo, no sé si son las letras, alguna sinestesia que entra en cierta zona del cerebro, qué sé yo, pero siempre los reolvido... hay un editor que fue descargador de muelle y que tiene una zeta en su apellido, por ejemplo, y tantos otros... ¿Te acuerdas cuando nos acordábamos de los nombres? le oí decir a Bohigas una vez...
Y Barba Corsini, al conocerme, me contó el siguiente chiste: "Va un viejo como yo y se encuentra a otro como él y le dice:"Te acuerdas cuando perseguíamos a las chicas? Y el amigo le contesta: Sí, que me acuerdo, lo que no recuerdo es ¿por qué las perseguíamos?