lunes, 16 de abril de 2007

Calor, memoria y viajes

Creo que el repentino calor es el responsable del sopor que me ha invadido, justo en el momento de concentrarme y hacer una complicada maleta. La calle está sucia y llena de coches y esta temperatura me hace pensar en el verano.
Esta foto es del verano pasado, en Ibiza, y el pájaro chino que aparece era muy parlanchín y no hablaba como los loros, sino exactamente como los humanos, o más bien, como su dueño, provocando el desconcierto de toda la casa. Uno de sus comentarios preferidos era: Vaya, vaya... Lo decía con un tono tan convincente que producía el impulso irresistible de acercarse a averiguar qué estaba viendo.
Hoy no puedo escribir más, ni mejor. Tampoco puedo asegurar que lo haga desde Kosovo. Confieso que soy uno de esos "viaggiatori maledestri" de los que habla Natalia Ginzburg, esos viajeros que creen que se van a dejar algo, que van a perder la maleta en el camino, que difícilmente se toman las cosas con calma, aunque viajen continuamente.
Recuerdo uno de los últimos viajes que hice con mi hijo, cuando aún aceptaba viajar conmigo, a Estambul. Nos peleábamos todo el tiempo. Él estaba obsesionado con la mirada de los mostachudos hombres turcos, pensaba que iban a secuestrarme y sólo quería ir por rutas turísticas y pretendía cenar a las 7 y retirarnos pronto al hotel. Y yo sólo quería buscar sitios recónditos, sin turistas, y demorarnos en Nevizade, visitar los baños viejos o los anticuarios que toman té en banquetas bajas de Beyoglou, con mucha quincalla, extrañas cerámicas y zapatos imposibles, pero él no estaba dispuesto a dejarme escapar. Y por otra parte, lo pasábamos extrañamente bien juntos y a los dos nos gusta acordarnos de nuestros viajes. "No sé per què m'agrada viatjar amb tu", le dije un día, al llegar al Pera Palas y tirarnos a leer cada uno en su cama. Y él me contestó: "A mi em passa el mateix."

9 comentarios:

iluminaciones dijo...

La nota resaltada de ibiza y a donde lleva, es al libro de Benjamin. En esa nota se lee que B. se inspiraba en Baudelaire, y que me ha recordado casi fervientemente a "El pintor de la vida moderna" que también trata de la gente, los boulevares, etc. maravilloso libro que está en la colección arquilectura del colegio de aparejadores de murcia, creo recordar, qué cosas.

zbelnu dijo...

Era deliberado, por supuesto. Pero Benjamin también se basaba en su propia experiencia ibicenca. A mí me chocó que en 1925, WB pudiera escandalizarse del modo en que la especulación inmobiliaria había destrozado la isla. Y yo que la creía virgen en 1973...

iluminaciones dijo...

exageraba Benjamin? quizás esperaba encontrarse con una especie de Atenas.. graciosa anécdota, como la del loro..

zbelnu dijo...

No creo que exagerase, sino que veía el principio de lo que estaba por llegar. ¿O acaso hay que aceptar la degradación si es pequeña? Proust se quejaba de que el ruido de los cascos de caballos de los carruajes le interrumpía el silencio de su escritura. Si apareciese ahora enloquecería, con el fragor de las obras y el hilo musical (Ninca, Tomatis!) ubicuo, para acabar de ensordecernos.

cacho de pan dijo...

viajes e ibiza, demasiado para mí, con mis 12 años de isleño...no pararán, por supuesto, y lo peor es que llaman a eso progreso...feliz viaje, señora

empiezo a entender dijo...

Estas fotos verdes que estás poniendo son relindas y muy chinas (ya sabes que quiero ser china...o japonesa, no sé cual de las dos la pasa mejor...;-) Feliz cumpleaños atrasadísimo, muchos besos y un brindis desde el Raval.


pd: He buscado el papelito en donde me escribiste tu mail y tu teléfono casi con desesperación. Cuando me des desesperé lo encontré, porsupuesto. Bsos.

Raúl Luceño dijo...

Uf, después de mis recién terminadas vacaciones, es un gusto volver por este rincón para, encima, leer de viajes.
Me ha gustado lo del viaje a Estambul con tu hijo. Me has recordado a mí y a Ana, mi pareja: ella es un poco como él y yo un poco como tú, pero, como te pasa a tí, de verdad que no me imagino viajando con otra persona. Esas luchas intestinas que tenemos son impagables.
Por cierto, Ana, de todas formas, también tiene un poco de 'viaggiatori madelestri'.
Un saludo (y buen viaje a Kosovo o buena estancia si ya estás allí)

zbelnu dijo...

Hola, Geo, gracias! Estaba en Pristina y no pude contestarte porque yo tampoco tenía tu dirección... Pero la buscaré... mañana.
Gracias, Raúl, me alegro de verte por aquí...

Empiezo a Entender dijo...

geoenparis@hotmail.com


Bsosssssss !!!!