domingo, 13 de diciembre de 2009

Antoni Clapés, sobre "Algunos hombres... y otras mujeres"

Foto: Joan Comas, El público en La Central, 11 diciembre 2009
Notes de lectura sobre Algunos hombres... y otras mujeres d’Isabel Núñez
Admiro l’escriptura –les escriptures– d’Isabel Núñez. La segueixo en els seus llibres, en les ressenyes i, indirectament, en el seu blog. Però m’agrada especialment en aquells textos que se situen en un rasant entre l’assaig i la narració, com els que m’ha deixat per fer-ne plaquettes: Els meandres de la traducció, Danielle Collobert, naufragi en un mar de paraules o El cec de l’Odissea, el bloqueig i un somni d’editors. Llavors crec que treu a fora tot el pòsit literari que duu a dins. Ara publica un nou llibre de relats en què mescla la ficció (viscuda literàriament) i la vida viscuda (o imaginada), en un volum que esdevé una mena de retrat moral d’una generació (una mena de visió calidoscòpica) escrita per una veu que ha viscut intensament el seu temps: el temps de la desvertebració d’un projecte generacional, la fi d’una utopia –aquí, la dels setanta–, potser d’aquells que Ferran Sàez (parafrassejant Ted Perry) va dir-ne Els bons salvatges.
Per explicar-ho, l’autora se serveix de la fragmentació: el relat breu (ell, també, molt fragmentat: petites històries dins de petites històries, com nines russes) que són històries de la quotidianitat (urbana) en els quals sempre hi ha un element de sorpresa, un element que desencaixa la linialitat del relat, i això, justament, el fa atractiu i –fins un cert punt– poètic. Fragments, també, surreals, imaginatius, onírics, irònics (i, de vegades, amb notes d’humor negre).
Escrits en primera persona, l’autora confessa a un amant seu : “jo treballo amb paraules”: un joc que usa per accentuar els dobles sentits, les identitats fingides, els malentesos... (El llenguatge com a joc, encara.)
L’aparent –només aparent– senzillesa d’una escriptura de qui hi ha arribat a un estil propi per depuració, per eliminació d’allò anecdòtic per dir allò essencial del relat. Això el fa (al relat) tremendament eficaç, punyent, tallant i que penetra en el teixit dels personatges (i del lector) com un ganivet esmolat. Tampoc no es pot negligir la musicalitat en el ritme de la frase: abundància de decasíl·labs.
Relats amb un punt de nostàlgia (el temps de “quan els viatges eren viatges”, o “els boscos eren boscos”, o la Barcelona d’abans de ser Hereuville, el Sant Cugat de l’Autònoma... i Cadaqués, aquell Cadaqués que va fascinar Duchamp i tants d’altres).
Relats farcits de referències literàries (l’autora no pot amagar la seva voracitat de lectora) i cinematogràfiques. Hi ha seqüències absolutament fílmiques (l’òliba, l’accident...), meravelloses.
Uns relats que parlen del desencaix: de la solitud, de l’amor i del desamor, de la brutalitat i de la tendresa. Uns relats per on hi vagaregen personatges que semblen surar en l’espai i el temps que els ha tocat de viure: solitaris, gelosos, desvalguts, generosos, cruels, perversos, marginals, tendres... que es plantegen el sentit de l’acció política, la maternitat, la hostilitat de la institució familiar, la fidelitat en les relacions... el quoi faire? En el personatge de la relatora (la protagonista) hi ha una corporeïtat, un hedonisme i una cerca del plaer que jo situaria entre la Bovary i la Collobert.
Una lectura plaent: quan el lector progressa en la lectura, només tem que s’acabi aquella jouissance que Isabel Núñez li ha donat...
Moltes gràcies, Isabel.
Antoni Clapés, La Central, Barcelona – 11 de desembre de 2009

8 comentarios:

Dante B. dijo...

no sabía que presentabas tu libro...tenía un estreno teatral con invitación de un mes atrás, pero habría intentado ir al menos un rato.

Belnu dijo...

Lo he puesto tantas veces en el blog y en facebook que ya me daba casi vergüenza insistir. ¡Además sé que te aburren las presentaciones! Esta vez fue curioso porque vinieron otras dos personas que no leen mi blog y que también me dijeron que les aburren esas presentaciones, fue una sorpresa verles allí sin habérselo dicho; dicen que lo pasaron bien! One never knows...

Francis Black dijo...

Yo también lo pase bien en la presentación, estaba lleno y un viernes tarde es complicado, buena idea colgar las intervenciones.

Belnu dijo...

Sí, lástima no haber grabado porque la de Álvaro de la Rica no puedo colgarla...

JML dijo...

He leído los textos que has colgado aquí sobre tu presentación (incluso el de Antoni Clapés, fabuloso). Siempre resulta curioso ese mosaico que componen los lectores con sus visiones divergentes que enriquecen y prolongan el texto. Me confirman que, afortunadamente, el lector no es neutral ni pasivo.
También me ha interesado tu visión, ese donjuanismo femenino que comentas y que sin duda merecería una digresión.

Belnu dijo...

Gracias, JML. Para algunos de vosotros (Álvaro de la Rica y tú, por ejemplo, o Iluminaciones) no hay barreras lingüísticas!
Es verdad que ese tema da para más de una discusión, ayer me escribió una psicoanalista que Lacan lo consideraba un fantasma femenino. Para mí es un reverso, no es simétrico, ya que no ahí no había conquista sino encuentro e intento de curación, y sí estaba la repetición que el pobre don juan no experimentaba, contraviniendo el principio del placer (no poder escuchar la música que nos gusta más que una vez! qué frustración! No poder mejorar las torpezas y desencuentros de un primer encuentro en un segundo y tercero y cuarto, al menos como el personaje de Choderlos de Laclos!), es algo más oscuro pero coincide en la acumulación, en esa "y" que señalaba, algo sobrecogido, Álvaro de la Rica. Yo lo veo como un extravío, una búsqueda, y no una serie de triunfos, como suele verse en el caso masculino.

JML dijo...

No te creas, que sí me ha costado un poco descifrar el catalán, pero en cualquier caso se entiende bien. Es una lengua accesible. Es una lástima la desafección lingüística que asola este país. La política parece empeñada en empobrecer una de las pocas riquezas de las que disponemos. Con el gallego (mi segunda lengua) ocurre más o menos lo mismo.

Ese "y" del que hablaba Álvaro... Es cierto, yo también sentí ese efecto acumulativo en mi lectura, se me olvidó comentártelo antes. Es un rasgo estilístico que aprecio también en tu blog.

Belnu dijo...

Sí, la falta de sentido común y el politiqueo partidario y dogmático oscurecen esas riquezas. Como en Frankfurt, cuando Marsé y Mendoza ofrecían ir a hablar de Pla y Rodoreda, pero no pudo ser...
En cuanto a esa conjunción mía, completamente deliberada y no anglosajona (la mía va después de las comas, en lugar de puntos y seguidos, de apartes, de supresiones), diría que es un producto de tantos años de contención y silencio, pasó después de Crucigrama, al volver a escribir todo salía a borbotones como en Las Mil y Una Noches, de una historia salían tres, como muñecas rusas o cajas chinas, dijo Clapés, sí, es cierto, y yo misma, sorprendida de ese efecto, decidí utilizarlo, mantenerlo, aunque controlado, porque lo sentía necesario.