miércoles, 1 de octubre de 2008

Miscelánea

Foto: Linda Danz, Green path, 2008
En La Vanguardia Culturas me han publicado mi reseña A favor del Psicoanálisis y ha empezado a llegar una lluvia de mensajes agradecidos y de felicitación, de la comunidad psicoanalítica. Es verdad que las palabras de ese título son ya casi subversivas como una pintada callejera, en este mundo mercantilizado donde los laboratorios farmacéuticos ejercen su dominio y algún periodista con amplio espacio dice "cuando Freud se pasó de moda"; como si fuera una cuestión de moda. Claro que si el humanismo se ha pasado de moda, si han logrado desterrarlo o constreñirlo en la Universidad y en la educación, si sólo cuenta el mercado, pero ese mismo periodista ¿no sabe que incluso él utiliza la terminología de Freud, como todos, y que sin ese pensamiento es imposible entender la subjetividad?
Copio aquí algunos mensajes, enviados a la lista de amigos del librero de la calle Berlinès o a mi correo. Espero que a quienes los firman no les parezca mal su difusión. A mí me han alegrado el día, son el reverso de la atmósfera de crisis.
Queridos colegas de la lista:
Quiero llamar vuestra atención sobre la reseña que publica Isabel Núñez el el suplemento "Cultura/s" de La Vanguardia de hoy, 1 de octubre 2008. El título ya lo dice todo "A favor del psicoanálisis" y en su artículo Isabel comenta el libro La regla del juego. Testimonios de encuentros con el psicoanálisis de B-H Levy y J.A Miller de la Ed Gredos. No es la primera vez que la autora manifiesta públicamente su posición respecto al psicoanálisis, valiente y decidida, actitud poco frecuente en los intelectuales españoles. Como muestra de lo que digo recojo algunos párrafos de su artículo: "En general los españoles prefieren doparse con fármacos que apagan sus síntomas, como si en lugar de tratar una infección bacteriana que causa fiebre, tomáramos antipiréticos de por vida... La tendencia contra el psicoanálisis responde al mismo movimiento mercantil que amenaza la cultura humanista y la libertad del individuo en el mundo globalizado y se ajusta al interés de los laboratorios farmacéuticos por medicalizar e inventar enfermedaes para sus productos". Con esta breve nota doy las gracias a Isabel por su manifestar su opinión a favor del psicoanálisis y por su lúcida argumentación.
Carmen Lafuente
Isabel: Hay veces que hasta vale la pena leer el diario… Es honorable tu insistencia para que el psicoanálisis siga siendo un instrumento social de reflexión y, porque no, de rebelión, que salga de la clínica en la que a veces se le quiere encerrar. Más honorable tu gesto, aún si cabe, porque no perteneces al grupo de entendidos, como lo has dicho alguna vez aunque seguramente con otras palabras que ya no recuerdo bien. Defiendes los árboles, defiendes la vida y defiendes que se pueda seguir pensando en el mundo. Martillando contra el terror de la ignorancia. Es bonito, muy bonito. Te diría que ojalá hubiesen mil Isabeles, aunque eso en boca de un psicoanalista … ¿Pues sabes qué? GRACIAS, Isabel. GRACIAS. Por cierto, ¿para cuando un pequeño escrito para nuestro blog?
Antonio V. Cardoso
Estimada Isabel Núñez
Gracias en efecto por tu pertinente reseña, aunque como dices reducida a la dimensión que te han otorgado. Quizás por eso mismo has logrado ese estilo percutante necesario hoy en día. Aprovecho para saludarte cordialmente hasta un próximo encuentro en algunos de esos acontecimientos ampliados de la ciudad.
Rithée Cevasco
Bona nit Isabel: Moltes felicitats i molts gràcies per la teva decidida i valenta aposta en temps "diuen" difícils, a favor de la psicoanàlisi. Ara caldrà que els de nostre ofici ens hi afegim i sortim d'una vegada del nostre armari particular. Una abraçada Anna Miñarro
Isabel, permite que te dé las gracias también, aunque sólo sea por el efecto balsámico de leer esas palabras: A FAVOR DEL PSICOANÁLISIS, en dónde no suelen estar. ¡Ojalá se repita!
Un abrazo,
Daniela Aparicio.
Mis felicitaciones a Isabel Núñez por la claridad y la calidad de su reseña Saluda Eileen Wieland
Isabel, tu artículo, un encanto, como siempre que coges la pluma para decir algo. Lo logras; efectivamente "dices" y es que actualmente se habla y se escribe tanto para no decir nada, que tus letras se convierten en un verdadero oasis, al menos para mí. Gracias y felicidades. Sigue.
RICARDO MILLIERI
Hola Isabel: Aunque no nos conocemos, no puedo dejar de felicitarte por este artículo que, sorpresivamente y regresando a mi casa (Figueres) leí con avidez en el tren. Puesto que estaba ansiosa por leer el contenido, en un principio no presté atención a la autoría pero luego inmediatamente te asocié, lo cual fué por demás grato. ¡Es excelente! comprometidísimo, claro y conciso. Mi cálido saludo, Lidia Linenberg
Mientras, el mundo sigue con su aceleración de otoño, con la crisis lanzando estallidos aquí y allá (me anuncian la suspensión de todo un curso de posgrado por falta de alumnos matriculados), con una extraña frecuencia de encuentros y llamadas y asuntos que coinciden, de decisiones que tomar, de visitas que hacer, de tiempo que se escapa. He visto a mi editor del azufaifo, que está muy mediático en estos días pre-Frankfurt y hemos hablado de la crisis. Me dice que no cree que se vendan menos libros, pero sí que los bancos pondrán las cosas difíciles a muchos pequeños editores... ¿Sobrevivirán? En la calle me he encontrado a N.A., escandalizada de los precios de la comida. Todo el mundo habla de la crisis. Y me está empezando a doler una muela: ojalá sea una falsa alarma... Mañana, un periodista de Localia Tv vendrá a filmar al azufaifo rodeado de basura. Allí estaré yo, antes de empezar mi periplo de la tarde... Sono stanca...

5 comentarios:

Jose Hernández dijo...

La verdad es que para mi, aunque sabía que tarde o temprano aparecería tu reseña en el Cultura/s, también fue una muy grata sorpresa encontrar, bajo un título tan contundente, tu artículo. Me gusta lo que dices y como lo dices... Hasta pronto

zbelnu dijo...

Gracias, José! La verdad es que temía que con tanta poda no quedara nada. Y es que se me quedó la mitad fuera! Pero supongo que ese entrenamiento de la poda me sirve para mi escritura, o así me consuelo...

Ephemeralthing dijo...

¿A tu artículo le hicieron lo mismo que hace Parcs i Jardins con los árboles barceloneses?. No sé qué lectura freudiana podría hacerse de todo esto ....., es brooooooooma.
Enhorabuena por las felicitaciones.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Mi querida amiga: he tenido a bien poner algunos enlaces en una entrada de mi blog, referidos al suyo. Que bien puede un extremeño escribir con libertad y bondad de tan exquisito fruto como es el algafofio, de fruta mucho más peqeuña y dulce que el resto de azufaifos...
Un beso. Y vea, vea...
http://www.poetaenllerena.com/2008/10/algafofio.html

Y si prefiere hacerme un comentario personal: entrillar@gmail.com

zbelnu dijo...

No, Eph. Nadie me poda ni recorta, eso puedo decirlo, sólo yo misma encajo mis textos en el espacio que me asignan, y me quejo porque me gustaría expandirme más, porque me cuesta sintetizar tanto, pero también es verdad que así aprendo a podar mi propia escritura, que falta me hace...
Gracias, Agustín, le visitaré...