martes, 16 de octubre de 2007

Heddy Honigmann en la Filmoteca



Foto: I.N., Čortanovci, familia en el Danubio, 2007

He visto Forever, el documental que HH hizo en el cementerio de Pere Lachaise, en París, donde encuentra mujeres que riegan las flores de sus muertos, o bien hombres y mujeres que cuidan las tumbas de Proust, Apollinaire, Modigliani y tantos otros escritores y artistas, o el guía del cementerio que indaga en la obra de una cantante allí enterrada, o el iraní que canta versos de un poeta persa, o la mujer española que acaba contando las atrocidades del franquismo y cómo tuvieron que huir y lo agradecida que está a Francia y el mal recuerdo que guarda de España (su testimonio es el reverso de las palabras de Mayor Oreja, por cierto, que vivía plácidamente las ejecuciones en masa, las torturas y las cárceles, o esa escena que cuenta la mujer del Pere Lachaise, con un cura dando el tiro de gracia a los fusilados. "Por eso yo no creo", dice ella. La película es magnífica, otra vez su escucha especial, sutil, sin imponerse pero con una presencia natural, contradiciendo una vez a un dibujante para afirmar su vitalidad, esa vitalidad que se afirma en medio de testimonios de muerte.

Al acabar la película, ella ha contestado a nuestras preguntas y escucharla me ha dado claves para entender su trabajo. Me ha dicho que era verdad que la pérdida -el amor y la vida a través de la pérdida- es un tema que está en la mayoría de sus películas, y ha contado un poco cómo creó la atmósfera de confianza para escuchar esas revelaciones, sobre todo en su película bosnia, que sigue siendo mi favorita (y la suya, por lo visto). Como ha dicho Pere Alberó, aquí ya hay que hablar de don. Y sí, su escucha es un don. Para mí, la clave está en las historias que escuchó de pequeña, de su familia, supervivientes de la Shoah. Sus personajes detectan esa sensibilidad suya y van hacia ella, atraídos como las mariposas nocturnas por la luz, y le cuentan. Y ella, que aparece en las películas fuera de cámara, su mano, su voz, a veces su espalda, es siempre ella misma, natural, y favorece la confesión con su curiosidad sensible e inteligente.

Una suerte. Mañana por la tarde, si alguien quiere verlas, ponen las tres piezas sobre la comida y la memoria: Food For Love, una pequeña joya. Yo me he quedado sin ver Crazy y Metal y melancolía. Espero que pronto se comercialicen en DVD.

Y esta vez he tenido suerte. Ha empezado a llover de verdad cuando yo entraba en casa.

19 comentarios:

elperdedor dijo...

Mi querida Isabel:

Observo los toros desde la barrera, tus últimas entradas en el blog, tus debates… Como me gusta lo pequeño, me quedo con los retales de Ade Maio, y ese pasillo, lleno de libros y de infancia. Lamento el rechazo de tu beca. No quiero hacer demagogia fácil sobre políticos catalanes, franquismo irredento y fetichismo marxista. No son horas. Si tengo que ver el mundo prefiero verlo en tus ojos y no en tus ideas; lo digo por el collage, y porque yo también me veo retratado en fragmentos, en descosidos, en jirones de ropa, en trocitos de papel… Lo colecciono todo, no sé cómo ni por qué, me parece que todo eso que voy juntando es la novela que escribo para otro, porque al final alguien tendrá que darle sentido, alguien querrá leerla de principio a fin, encontrar el oscuro hilo de Ariadna… Esas cosas.

Un saludo trasnochador

zbelnu dijo...

Saludo matinal ya para mí, ¡se agradece la compañía! Aquí estás, aunque sea en diferido. Últimamente he tenido unas visitas anónimo-agresivas... y necesito aún más las visitas amigas para contrarrestar los posos amargos. Dice Mitsuhirato que no tolero la crítica, yo creo que la crítica no me disgusta, pero que tengo unas antenas sensibles para detectar lo agresivo, lo hostil, los celos, la furia desviada... crecí rodeada, en una especie de campo de hostilidades, un campo minado, naturalmente. Y eso me queda... Si fuera crítica o disensión, sería otra cosa. Me alegro de que compartas la idea de los retales.

hommer dijo...

Siento haberte molestado y no haber mencionado tu lucha por el azufaifo. De tomarse más iniciativas como ésta, con tanta pasión, es posible que un montón de cosas pusiesen cambiar.Pero las críticas ciertamente no te gustan, y ésta no es página dedicada al patchwork. Te sigo desde hace tiempo y no es la primera vez que ésto sucede, en algún post tuyo hablas del interlocutor no válido y me he quedado con las ganas de saber quién era, por falta de tiempo no siempre visito los enlaces de los que participan.ltxeznbh

zbelnu dijo...

Te equivocas. Las críticas me gustan, pero no me gusta nada la agresividad, que es muy distinto, y no me parece bien que alguien lance sentencias y aluda a hechos sin probarlos ni citar fuentes, sin siquiera decir su nombre. Creo que para disentir, es bueno dar la cara.
Aquel interlocutor fallido no entendía nada de lo que yo decía y contestaba otras cosas, y cuando le dije que mejor lo dejáramos (porque era un diálogo de besugos; yo hablaba del valor de decir, de enfrentarse, de ser crítico y ético en la vida cotidiana, y él contestaba con los soldados y ejércitos, etc.), entonces pasó al ataque. Que iba a quemar el azufaifo, que los nazis también amaban la naturaleza, que yo no le extrañaba que yo no supiera nada de los Balcanes (él se presentaba como experto, aunque sólo hablaba de datos militares, que a mí no me interesan, no es eso lo que busco), que a ver si cerraba mis blogs, etc. Puedes encontrarle, tiene un blog y sus primeros comentarios militaristas y etc están aquí en mi blog. Cuando el discurso de alguien no me interesa, cuando no hay ninguna afinidad ni entendimiento, cuando hay agresividad, nadie me obliga a perder el tiempo ni a soportar descalificaciones burdas. A mí me gusta discutir para pensar, pero si tengo que aguantar según qué cosas, no me interesa. Eso no ayuda a pensar. Ni dar datos sin probarlos. Podemos elegir nuestros interlocutores, y discutir con ellos, siempre que encontremos algún placer o nos ayude a pensar. Nada más

zbelnu dijo...

Y perdona, esta página sí se dedica al patchwork, si no sabes distinguir una metáfora de lo literal...
En cuanto al azufaifo, yo no he hecho nada del otro jueves.

el objeto a dijo...

bonito post sobre la escucha y esos dones tan importantes y necesarios pero que no son muchos los que saben valorar. Me ha gustado esa metáfora de las mariposas nocturnas atraídas por la luz para contar, y cómo desgranas la sensibilidad de esta realizadora. Esta tarde tendría que saltarme clases y compromisos... aún no sé si me escaparé a verla, ay!
vessos

zbelnu dijo...

Gracias, gracias, V!!! Ya estaba echando humo matinal... Mira, esas tres pequeñas piezas Food for love no pretenden nada, pero me parecen valiosas. En cambio la peli que ponen antes de matrimonio enmarcado es la única suya que no me convenció, esa puedes perdértela sin problemas. Es difícil que no se nos escapen cosas y tú, con toda esa actividad, yo nunca sé cómo llegas a todo...

Anónimo dijo...

Lastima que hommer no tenga una web creo haberte escrito algun comentario diciendo algo como que no cerrases tu blog cuando anunciaste algo parecido pero es posible que no llegases a leerlo como tambien no entendiste acerca de colocar el contador yo no tengo ni se quien visita mi pagina cada uno tiene sus coartadas pero tu tienes un publico yo no eso si tenemos o sabemos lo que son los osos steiff por mucho que estemos muy separados en cuanto a intereses y opiniones te leo a diario pero es facil poner en boca de otro cuando borramos sus comentarios y por lo que veo a quien te lleva la contraria es un franquista o fascista a hommer esta a punto de caerle la censura por otro lado todo lo que escribo sobre el ginjoler es pura fantasia y te dejo bien parada combativa como cuando te metes en las frias aguas de cadaques de algunos de tus comentaristas unos hipocritas que se la cogen con bolsita de plastico pero tener a esta gente es bueno para el ego algo paso con toni bernat alguna disparidad de opinion de las que te sientan tan mal.
Hugo Solo

zbelnu dijo...

Hugo Solo, tus comentarios se borran automáticamente, pero he decidido colgar éste para que así podáis encontraros los dos afines y hacer un club. Yo no llamo a nadie fascista por no estar de acuerdo conmigo, eso lo hacéis otros. Le pregunté a Hommer si era neoliberal, que es muy distinto, y él dijo que no. Por qué me lees a diario es algo que no me cabe en la cabeza, porque a mí me agotaste, y no por disparidad de opinión, los tres tenéis en común que confundís disentir con la agresividad y la descalificación, me agotaste porque me parecía que nunca entendías lo que yo te decía, y tal vez yo no entienda a ti. Esta vez te he leído porque me ha soprendido que nada más mencionarte aparecieras y sobre todo, para que Hommer y tú pudierais conectar (son mis buenos sentimientos, no puedo evitarlo... dios los cría...) Y reconozco que lo de los osos steiff me ha convencido. Así que si quieres reenviarlo lo pondré con tu firma. Algún día a lo mejor alguno de vosotros tres entiende que sí me gusta la crítica y la disparidad, siempre que no haya agresividad. Veo que piensas que cualquier afinidad es pura hipocresía, te aseguro que la afinidad existe. Yo no comparto todas las opiniones de los bloggers que visito, unas me gustan y otras no, pero eso no me hace ser agresiva con ellos.

nomesploraria dijo...

Casi estic segur que és un salze.

hommer dijo...

Te agradezco el facilitarme el nombre.No ha sido difícil encontrar sus páginas después de unos cuantos rodeos, pero tampoco se trata de formar un club de afines,ya que en dicha página no puedes opinar si no eres de Blogger, y aquí sí.uvakgm

Gladys Pinilla dijo...

Tu tienes el corason muy grande y no dejes que las que no tienen corason te molesten pues muchas gentes buenas te quieren yo lo creo

zbelnu dijo...

Tu en saps més, Nmp

zbelnu dijo...

Gracias, Gladys, tú eres un encanto. Mis buenas compañías contrarrestan...

Pasitos de bebe dijo...

Hola, pasba por aquí, estuve un ratito leyendo, me gusta tu blog, con tu permiso pasaré a leer
Un saludo

zbelnu dijo...

Claro, claro, lee, Pasitos, ya te visitaré yo también en cuanto pueda...

issis dijo...

Hola Isabel, soy el chico estudiante de documental que hizo la pregunta referente a los personajes soñados. En clase analizamos a fondo Forever y aparte de estar de acuerdo con que su estilo de entrevista sea de una sensibilidad extrema, vimos una pequeña trampa. Creemos que hay una trampa con la muerta maquillada, pues el estilo del camarógrafo cambia de una manera tranquila y sin cortes a encadenar por montaje planos medios del maquillador de muertos y la muerta maquillada. Si te fijas (o recuerdas), en ningún momento hay un plano general de ambos.
Aunque eso ya es la ética de cada uno... Me enseñó un gran teórico del documental Georgi Carpaty: You can touch reality but never touch the truth(o como el dice verity).
HH no juega con la verdad sino toca la realidad.

zbelnu dijo...

Puede ser, y comprendo que os preocupe eso, pero a mí no me cambia mi idea de sus películas. Me pareció muy honrado por su parte que contara cómo estaba hecho Good Father Dear Son, no tenía por qué desentrañar la manera y el resultado, para mí, vale la pena. Es la mejor película que he visto sobre la guerra de los Balcanes, y la menos pretenciosa. Y he visto unas cuantas!

Anónimo dijo...

Interesante!!!! Estoy de acuerdo contigo, a mí no me cambia. La mentira piadosa funciona muchas veces. No tenía por qué contarlo.... A saber si es cierto, de todas maneras, no me fijé en el detalle del plano conjunto... Heddi se me lleva por otros lares...
Un realizador aprendiz está en todo, yo no tengo esa hambre técnica, (pero reconozco que me interesa), me gusta más la idea de autor o narrador que de realizador
E.