sábado, 1 de mayo de 2010

Viernes

Foto: I.N., Sant Salvador, 2010
La semana ha pasado como un torbellino, con momentos de desolladura en vivo, suavizada sólo por las lecturas. He leído, deprisa deprisa y disfrutando de esa lectura furtiva y llena de afinidades, a Clara Usón, su novela bien construida y fluida, plagada de personajes que me resuenan. Por las noches leo la magnífica Correspondencia de Flaubert y George Sand (esas cartas y esa relación me han reconciliado con Flaubert, no le había perdonado su correspondencia con Louise Colet, aunque ahora me pregunto si debería revisarla; me pareció terriblemente misógino con ella. Pero en estas cartas, cómo me gustan sus pensamientos y la dualidad que forman los dos amigos y su mutua pasión) para reseñarla, y me consuela de casi todo. Leo a ratos La hora de la estrella de Clarice Lispector, que me regaló la experta Bel M. en mi cumpleaños y me maravilla su escritura. Leo también fragmentos de los textos históricos que poetas y narradores me dicen que leerán tal vez en ese Relat de Barcelona que ayudo a organizar para el MUHBA en la Nit dels Museus, el sábado 15 de mayo, recién llegada de NY (Espero que el jet lag no me impida cumplir con esa misión y que todo fluya como debería sin necesidad de más...) Hoy he dejado que alguien me robara un fragmento magnífico de Max Aub; sé que lo leerá muy bien y yo me alegro de que lo lea.
A veces me levanto de esta mesa donde no he parado de trabajar estos días y corro a hacer recados, gruño interiormente ante esos carteles mentirosos que proponen un bulevar en la Diagonal con falsos árboles altos, cuando en realidad, si lo hacen será un desierto de cemento durante setenta años, hasta que crezcan, si crecen, los vástagos enanos que planten. Ayer por la mañana salí de una reunión en Ciutat Vella y cuando subía por Portal de l'Àngel apareció, en bicicleta y vestido de naranjas hindús, JP. Se detuvo y estuvimos media hora hablando de libros bajo un solazo veraniego. Al atardecer, no pensaba salir, pero acabé escuchando a EC en la galería de Quel Doblas (quien también apareció muy fugazmente hace años en uno de mis cuentos). EC dijo, con esa mise en scène suya en que rebusca de aquí y allá, papeles y libros siempre desordenados, poemas suyos, algunos diminutos aforismos, otros llenos de animalia, otros que me recordaban muchas otras cosas... porque la poesía parece reunir el mundo en unas frases y yo envidio eso a veces... y otros que eran respuestas a cosas vistas y frases oídas. Y leyó con fuerza(!) a Salvat Papasseit (dos poemas magníficos que yo no recordaba, la muerte del hombre justo y Omega) y uno de la Missa pagesa de Dolors Miquel, inspiradísima y humorística metafísica visionaria. Hablé con él un poco de escritura y me volví alegremente a mi reclusión de estos días.
Cruzo la Diagonal rezando a los dioses griegos que no logren arrebatarnos esa belleza verde y luminosa, ese oxígeno que sólo los árboles viejos exhalan todos los días, combatiendo la contaminación. Por toda la ciudad, los árboles han estallado de verde. El azufaifo está precioso y exuberante, es como si de la noche a la mañana se hubiera vuelto hojoso (leafy) y frondoso...
Hoy me ha llegado una buena noticia de un gesto de esos que me llevan a bailar por la casa. Un gesto como aquel al que Oscar Wilde dedicó dos páginas en Epistola in Carcere. De Profundis. Lo pondré aquí a mi vuelta. Porque me voy, sí, me iré el jueves, espero poder acabar con todas mis urgencias y obligaciones imperiosas para irme como debería, al otro lado del charco, donde me esperan mis amigos con sus gatos. He escrito unos fragmentos de mi extraña y difícil novela. He sufrido algunos asaltos del pasado, que no he podido compartir. En la escritura me animan las conversaciones con Clara U., tal vez porque la veo sólida novelista y afín; ahora ha leído mis cuentos y me ha dicho cosas muy buenas. G. y yo hemos mantenido alguna conversación clave en la puerta. Gilda toma el sol, caza alguna mosca. En cuanto para el estruendo de las obras y los coches, los mirlos cantan como si hubiera un bosque. Perdónenme si apenas escribo... (en Polis una entrevista esclarecedora sobre este país y su desmemoria). Y en el blog de Fernando Valls, una digna despedida de Allan Sillitoe.

18 comentarios:

DanteBertini dijo...

ganzúa en mano, el ladrón agazapado se prepara para el golpe final...
feliz viaje!!!
dile a NYC que la deseo.

Belnu dijo...

Journal du voleur! Se lo diré, de tu parte...

Bel M. dijo...

Seguro que irá de maravilla, sí, ese viaje, y tu novela, entre tanto, está viva, eso es lo que importa.

Belnu dijo...

Ojalá, Bel... Me temo que este último año sin apenas moverme del terruño me ha desacostumbrado y en este momento, la idea de ser maltratada en los aeropuertos me angustia más que en mi época balcánica, y aunque ya entonces, a veces me sorprendía preguntándome a qué ciudad me dirigía, si era Zurich o Frankfurt o Milán o Roma (siempre con vuelos indirectos)y me despertaba preguntándome dónde estaba, ahora me parece que entre tanto mi memoria haya flaqueado mucho más y que el inconsciente me juegue alguna...

Qualunque dijo...

Bueno, esperemos que no hagas escala en Praga...

http://www.youtube.com/watch?v=gEyFH-a-XoQ

Buen viaje!

Belnu dijo...

Uf, sólo verlo me ha entrado un agobio, Qualunque. Lo he puesto en Facebook. Ojalá no me quede atrapada en un no-lugar de esos, os llamaré al rescate

Esther Planas dijo...

Hola Bel!!
Que buenas noticias tu viaje!!
Yo aqui en una nebulosa de trabajo
y perdida en el espacio...
Pensando en ti cada vez que sale
lo de la Diagonal con los arbolitos..
que miedo!!
xxxe

el objeto a dijo...

pasaré a ver el azufafo! ya tenía ganas de verlo verde y frondoso!

y es tremendo lo de esos planes para la Diagonal, espero que la gente reaccione y digan un brutal NO a ese despilfarro para la fealdad y el cemento,

nosotros ayer también nos cruzamos con JP que acudió a la cita del BAFF para la última de Tsai Ming Liang rodada en Francia, a nosotros no nos gustó nada de nada,

Me alegro que esos capítulos de la novela vayan avanzando y ese viaje americano con horizontes más amplios

Belnu dijo...

Esther!!!!! Cuánto tiempo... no sé si nunca llegaré a mi destino, ojalá que sí... Dove sei tu? Qui? Nos vemos a la vuelta? O estás en la pérfida Albión?

Belnu dijo...

No sé, como mienten tanto en esos carteles, temo que la gente les crea y vote a favor de ese proyecto brutal de talar toda la ciudad, de agravar las consecuencias del cambio climático, de destruir la belleza con ese pretexto absurdo de mejorar un tráfico que no han parado de fomentar desde que llegaron al poder, con grandes centros comerciales y grandes superficies llenos de parkings y destruyendo el pequeño comercio, con rondas y vías y cemento, agujereando toda la ciudad para llenarla de parkings, obligando a todo nuevo edificio a tener parking... y esos son los que van a mitigar el tráfico? Oh my god... quién les cree?

Esther Planas dijo...

Si! Aqui!!
necesitamos un slogan tipo
NO A LA DEFORESTACION DE LA
DIAGONAL
EL AYUNTAMIENTO MIENTE
Y gente joven con energia
que con spray fluo rojo
lo pinte encima de todo cartel possible....
xx
ps nos vemos a tu vuelta..
yo Albion el 22!!

Belnu dijo...

Oh witty and wise Esther, si no me fuese lo organizaba, pero cuando vuelva el mal estará hecho, la gente habrá votado. Qué pintada tan buena! Deberíamos habernos organizado!!!!

frikosal dijo...

Respecto a esa propuesta de pintada de Esther, yo el otro día me quejaba de que las pintadas que hay en las ciudades son absurdas pero resulta que la realidad es que solamente las absurdas se quedan sin borrar. Vi una furgoneta con un bidón enorme de un disolvente (probablemente nocivo) que va de un lado a otro, con la urgencia de una grua municipal, para poder ir eliminando las frases que amenazan el estado de las cosas. No se lo que durarían esas.

Que lo pases muy bien en NY ! Yo no he estado nunca y creo que me gustaría a pesar de todo.

Ahora domingo por la tarde estoy agrimensurando cosas inútiles con cierta rabia.

Belnu dijo...

Sí, a mí me gusta mucho NY a pesar de todo, es la ciudad de ciudades y sigo viendo tantas cosas allí... Sólo espero que me dejen llegar en condiciones dignas.
En cuanto a las pintadas, quién sabe! Y que las vayan a borrar no es una razón para no hacerlas! Me encantaría que alguien hiciera ese gesto por los árboles

frikosal dijo...

Desde luego, que las borren seria un motivo para hacerlas.

Belnu dijo...

Bien dicho, Friks!!!

Anónimo dijo...

qué distinto era escribir a mano, hablar de correspondencia se hace atípico en éstos tiempos. Las cartas, los currículos como el que envió Benjamin para sobrevivir, era a mano también. Ahora, cuando se observa una página manuscrita, se recoje el espíritu, un registro, casi todo de una personalidad, o de una mensaje, tal vez por eso la pintura persiste tanto en nuestra época, todavía.
Buen viaje.
iluminaciones.

Belnu dijo...

Sí, yo escribía y recibía muchísimas cartas, todas a mano, con dibujos. Iluminaciones, si alguna vez estás en París y tienes un rato, ve al museo de la correspondencia, es humilde y no muy bien montado, pero una gozada las cartas de escritores y artistas!!!