lunes, 22 de noviembre de 2010

Anoche

Foto: Tigridia, Yo en el jardín botánico de Palermo, en julio de 2009 (allí llaman bomba a esos árboles)
Fui andando a mi cita para cenar con L. Al salir de casa estaba pensando con tristeza en mis perennes encallamientos con la novela, pero mientras andaba, ese engranaje en que el movimiento de los pies y los brazos conecta misteriosamente con los pensamientos se puso en marcha y me surgieron tres ideas en las que la música fluía otra vez y hoy las he escrito. Si yo pudiera andar por la ciudad sin tantas obras, tantos árboles talados, tantos edificios históricos derruidos, tanta dirección equivocada, tanto estruendo y contaminación, si la ciudad fuera como antes, cuando podía huir del estruendo y de los tubos de escape tomando atajos y callecitas, pero ahora incluso esas callecitas están desventradas... Si pudiera, entonces mis pensamientos avanzarían, porque andando se mueve algo, se desencallan las cosas, fluyen las frases. Además, en la oscuridad no se veía tanto la cara de Mas, que me remueve el higadillo. Ni todos los carteles mentirosos de las elecciones. Por cierto, qué estupendo artículo de Gregorio Morán el sábado en La Vanguardia explicando por qué no votará... Yo tal vez vote esos Escons en blanc, ¿los conocen? Son votos que intentan acaparar escaños que nadie ocupará. Es una forma de protestar y de mostrar el descontento ante las mentiras, corrupción y horrores de nuestros políticos. Qué idea interesante... También me gustó mucho un artículo de Xavier Antich, donde explicaba que los partidos políticos siguen sin considerar que la educación es prioritaria. ¡En este país! No es extraño: pensarán que con gente más analfabeta pueden seguir robando y mangoneando...
Pues bien, esta mañana he podido escribir esas frases en mi novela, seguirlas y ver otra vez un huequecillo por donde continuar, una música...
Después he tenido que ir a Sant Cugat y a pesar del horror construido, allí aún se respira mejor. Olía a chimenea y yo recordaba mi recorrido diario cuando estudiaba y mi facultad estaba allí, y no en Bellaterra. Iba sorteando las caras de los políticos, mirando las hojas de los árboles que se movían (como anoche un tilo en la Rambla Catalunya, que parecía murmurar secretamente) con el viento. He vuelto sin resolver el problema que me llevaba allí, tal vez con más esperanza que cuando iba. Intento ser estoica y paciente. Y otras veces me invade esa rara felicidad que sólo puede explicar el misterio... (o la futura temporada de las lagartijas!) Ayer estuve leyendo un poco Lo que quiero es comprender de Hannah Arendt, me encantó su Carta a Scholem y la primera entrevista, me impresionó (que incluso ella fuese tan mal comprendida y juzgada...) saber a lo que había tenido que enfrentarse, cómo fueron a por ella tras su libro de Eichmann, y me gustó mucho su actitud vital. Cuando le preguntaban sobre su legado, ella decía que ésa era una idea masculina, que ella no pensaba en lo que dejaba, sólo quería comprender, y se sentía feliz cuando alguien comprendía como ella. O cuando le preguntaban si amaba al pueblo judío, ella respondía que para ella ser judía era algo natural, pero que ella no amaba a países ni pueblos, ella amaba a sus amigos. Me gustó con qué mezcla de duda y precisión respondía a las preguntas y la pasión y la vehemencia. Es una bonita edición de Trotta y merecería una reseña en todos los suplementos.
Ha salido ya el número 96 de la revista TURIA con mi artículo Natsume Soseki, escuchar el rumor del mundo. Lo he recibido hoy. Está llena de artículos prometedores... para un viaje en tren. Por cierto, hoy Lydia Oliva y yo hemos estado eligiendo con la diseñadora de Icaria dos posibles fotografías para la portada de nuestro ensayo de escritoras y fotógrafas. Ojalá sea posible la foto maravillosa que hemos elegido... o la segunda. Me haría muchísima ilusión.
Rufus parece feliz.
El jueves 2 de diciembre, a las 19h, en La Central del Raval, presentaré la novela de Deborah Puig-Pey Stiefel, Donde hay Nilad (Menoscuarto), junto con la autora.

19 comentarios:

Cabo Leeuwin dijo...

La ciudad tiene la cara de los ojos con los que la miras.

Quizás no es cuestión de darle la vuelta a las obras, a los ruidos, a los tubos de escape, quizás es cuestión de mirar de afuera hacia adentro y ver como positivo también lo que no es.

Como alguien dijo alguna vez:

La realidad es, en gran medida, la parte de verdad que yo acepto de mi realidad.

Yo hoy he decido construir un castillo de arena en Cabo Leeuwin, y mira por donde ha quedado perfecto. Un castillo tan efímero como una torre de naipes, pero.....es tan precioso.

Un saludo arenoso.

Anne

Belnu dijo...

No, chica, yo no voy a mirar el cemento, la polución, el estruendo y los humos como algo bueno. No me interesa volverme mutante y disfrutar con el aire de los tubos de escape.
Seguiré resistiendo contra los políticos corruptos con los sistemas que encuentre.
Y seguiré buscando caminos para pasear sin ruido, humos ni cemento, y música para restaurarme.
A mí la belleza me cura y la fealdad me enferma.
No me gustaría mutar ni ser uno de esos que sólo piensan en llenar más y más su barriga y tener su coche en el parking.

Francis Black dijo...

En el Youtube hay una serie de entrevistas a Arendt donde habla de todo, política, judaísmo, lengua.....

¿Tienes el libro de la ciudad y el de las escritoras por ser publicados en breve?

Belnu dijo...

Francis: Miraré esos vídeos. El libro de las escritoras y fotógrafas saldrá en febrero. El de la ciudad aún no lo sé...

Belnu dijo...

Cabo Leeuwin: Estaba pensando que lo mío conecta más con el ideal furyu, ese espíritu del que hablo en mi artículo sobre Natsume Soseki, a saber: armonía con la naturaleza, deseo de evasión, de superar lo real y cotidiano, desapego, pero también gusto por la poesía y el té, la pintura y todo lo que no sea prosaico.
Buscar lo que cura: la belleza, la música, el silencio, los árboles, no identificarse con el cemento y la grasa.

Francis Black dijo...

Son varias series, una de tres videos

http://www.youtube.com/watch?v=pfFwIuTckWw

otra de cinco videos

http://www.youtube.com/watch?v=FZ1iqqcunsg&feature=related

y luego tienes un documental, 6 videos

http://www.youtube.com/watch?v=SMbL0_PMjw0&feature=related

Arendt para semanas.

Belnu dijo...

Gracias por la recherche, Francis! Las iré viendo poco a poco

Ephemeralthing dijo...

El jardín botánico de Palermo es un sueño.
El domingo paseaba por Xerta y reencontré en un jardín un árbol como los de la foto. Hace unos años charlé con el dueño de la casa y me explicó que trajo la semilla de Buenos Aires en los años 40. Allí se llaman "palos borrachos" y se ve que la ciudad está llena de ellos. Felicidad rara el encontrarse con cosas así.
Gracias Isabel por los links y comentarios sobre las elecciones. Recopilación alternativa a tanta basura propagandística.

Belnu dijo...

Gracias, Eph! Sí, ese jardín botánico es maravilloso y ya me dijo Dante B. que a los árboles bomba les llaman "palos borrachos", pero no lograba recordar el nombre, que es muy bueno.
Efectivamente, tanta propaganda electoral de mentiras!

Belnu dijo...

Eph: Cerca de la Casa del Mar, en BCN, hay uno o dos "palos borrachos"... creo que incluso los fotografié

Ephemeralthing dijo...

Si, si, cierto. Al inicio del Paral.lel en los jardines que hay alrededor de la rotonda de la Estación Marítima. Hace tiempo que no paso caminando por ahí, habrá que acercarse para ver como siguen.

Belnu dijo...

Hace poco estuve y los vi bien, era muy bonito

Icíar dijo...

Tengo ya un libro de Hannah Arendt de los que espero pronto coger: "el origen del totalitarismo".
Parece por lo que cuentas que es una mujer con una personalidad de las que creo que me va a encantar. Eso que comentas de que el legado es una idea masculina, dice mucho de ella, yo pensaba que era más una resistencia a no querer morir, a nuestro ego, ella parece que estaba ya por encima de eso. Es una especie de aceptación y sabiduría, creo yo.
En fin, me alegro de los pasitos de la novela.

Icíar dijo...

Que no se me olvide: en la fotografía estás muy guapa, (con tus rodillitas de 20 años :P)

Belnu dijo...

Icíar: este libro que yo leo es más ligero que "El origen del totalitarismo", pero también menos seminal, como dicen, menos esencial, menos de referencia y más personal, más autobiográfico. También me gustó mucho su Correspondencia con Mary MacCarthy. Y dospequeños que me compré en francés, en esas ediciones tan bonitas de Rivages, creo, Du mensonge à la violence y Considerations morales. Uno de ellos prologado por Mary MacCarthy.

Belnu dijo...

Y gracias, Icíar!

Belnu dijo...

Pues gracias otra vez! :-)

Dante Bertini dijo...

bombas en Palermo, "palos borrachos" en el Palermo de Argentina, bottle tree en Inglaterra, chorisia o ceiba speciosa en botánica...
los tenemos por aquí y hay que verlos florecidos.

Belnu dijo...

Y bien bonitos que son, Dante!