martes, 3 de marzo de 2009

Una reseña en el Babelia mientras suenan los tambores

He aquí la reseña escaneada de mi libro balcánico que no encontré en el Babelia digital. La pongo mientras suenan los tambores de Sant Medir, aunque no he visto volar los caramelos mientras rescataba la ropa mojada de lluvia. Ya dije más abajo algo de lo que pienso.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Donde ha aparecido la crítica?
No es totalmente negativa, dado que reconoce un par de aspectos positivos del libro. Es más bien malévola.
Pero él mismo comete errores. Ismael Kadare no tiene que ver con Kosovo, es de Albania. Vladimir Arsenijevic no es uno de los escritores serbios importantes. Ivan Colovic no es un escritor.
Es un tio que quiso imponerse, como Goytisolo, pero mucho menos inteligente que él.
M.

Anónimo dijo...

Te quería llamar este finde para comentar que si por una parte es un privilegio estar en Babelia, por otra es una patada en el estómago porque el crítico no para de ver ausencias de autores y demás, es decir, de expresar cómo hubiera hecho él el libro… Pero lo cierto es que no lo ha escrito él. Lo sentimos, pero no ha sido él (ha escrito algo él, by the way?)En fin.
Por otra parte, mi amigo y socio acaba de acabarlo y me ha pedido que te felicite, a lo que he respondido que le daré tu dirección de blog (los elogios siempre siempre sin filtro: es mi lema).
F.

Anónimo dijo...

This is nonsense. Only a light and superficial observer could say your book is unbalanced. And he forgot to tell about the main aspects of your book, I already told you, your book is really important because this was a war organised by writers and yours is the first book that considered this fact and gave the word to writers. And the examples he suggests of lacking voices are irrelevant. It seems to me he didn't read the book: your book is really serious about manipulation and many of these writers talked about victimism (Dubravka, Dusan V., Marojevic, Slapsak and many others), it seems he missed a stereotypical view, another book like many others. Yours is better.
A.

Anónimo dijo...

Una reseña bastante pocasolta y desafortunada, pues ya que sabe ver esas pinceladas inteligentes, por qué no ve el resto?. y por qué pretenderá que el tuyo sea un libro de cupos?. olvídalo, ya se ve que le ha sentado como un tiro, que este libro le sienta a cuerno quemado y que escribe con rabia
O.

Anónimo dijo...

Apreciada señora Núñez. He leído con gran interés su libro que me ha parecido simplemente magnífico. Y también he leído la crítica del señor Lobo. Constato que en este país, España, las personas mayores y sobre todo los hombres tienen miedo.(Soy hombre de 52 años). Miedo a lo que se sale de sus cánones, de la norma. Y ése miedo les produce agresividad. Que es el caso del señor Lobo que por cierto mantiene un blog con el original título de "La boca del lobo". Y el señor Lobo, en su blog, dice cosas de gran valor literario. "Desde agosto de este año trabajo en El País. En la entrevista de contratación quién iba a ser mi jefe `preguntó: ¿Estás dispuesto a ir a Sarajevo? Contesté: llevo quince años esperando a que alguien me haga ésa pregunta". Ni mi hija de quince años se atrevería a escribir semejante topicazo. Cualquier merluzo estudiante de periodismo sabe que esos lugares comunes están terminantemente prohibidos. Y claro el señor Lobo habría escrito un libro sobre los balcanes a base de esas lindezas. Y por eso en Alba han contratado a la señora Núñez y no al señor Lobo. Y el señor Lobo utiliza su parcelita de poder para "vengarse" de la señora Núñez y mitigar sus propios miedos. Que les den morcillas, señora Núñez. Ah, seguro que el señor Lobo tendrá que esperar algo más de quince años para que alguien le contrate un libro sobre los balcanes.

Anónimo dijo...

¿Qué pretende tu ensayo (que no tratado sociológico ni crónica historiográfica)?

-Impedir el olvido del drama de la reciente guerra balcánica.
-Evocar los hechos desde una perspectiva inédita al recurrir a la memoria de escritores.
-Perfilar un mapa, sucinto pero esencial, de la actual literatura de aquel territorio.
-Tratar de elucidar, a través de contrastar respuestas, la conjunción de las razones de la sinrazón de la carnicería.
-Convertirse en un alegato ético más para que el hombre no sea el matarife de otro hombre.
Creo que hay una correspondencia entre objetivos y resultados -modestos, pero virtuosos- en tu libro. Como ensayo que es, no intenta ser exhaustivo ni heraldo de la Verdad con mayúsculas. Quejarse de que tu libro debiera ser otra cosa es una pedantería (o una excusa -como en Delgado- para lucir inmerecidas plumas). Lo vemos en la mezquina reseña de Lobo. Dice que en tu libro el plan de entrevistas está desequilibrado. Aunque fuese posible establecer ese equilibrio (paridad entre entrevistados de las distintas repúblicas, las mismas preguntas, que hubieran tenido las mismas experiencias –especialmente igual riesgo de muerte- , que su condición social fuera diversa, etc), cosa que creo que es imposible establecer por ingente e innecesaria, la suma de subjetividades del resultado hubiera sido la misma que con tus entrevistados. Igualmente sería el resultado si hubieras incluido en las entrevistas a los personajes que cita Lobo o Goytisolo (curiosamente los citan como cualitativos testigos y a la vez, Lobo, te exige una pureza cuantitativa epistemológica). Los mismos argumentos que esgrime Lobo se vuelven contra él: ciertamente no fue lo mismo la semiguerra en Eslovenia que los 44 meses de cerco de Sarajevo. Pero tampoco es lo mismo los 44 meses de cerco de Sarajevo para un anciano bosnio que para Susan Sontag, ni esos mismos meses son comparables con la última hora de los ejecutados en Srebrenica. ¿De qué hablamos? ¿De intensidades? ¿De protagonismos? ¿Su experiencia como reportero con chaleco antibalas y billete de vuelta le confiere el estatuto de vocero exclusivo del tema? Parece que a Lobo le interesa más defender el monopolio periodístico sobre el tema que el drama allí acontecido. Esa actitud (de Lobo, de Delgado) es tan penosa como soberbia e insolvente.
Alberto Hernando

Anónimo dijo...

A estones, llegint (males, o malèvoles, com diu algú molt encertadament) crítiques dolentes em sento psicoanalista, Bel! És com si a través de les queixes i els inconvenients que hi troben es pogués -amb la informació necessària, clar- arribar als símptomes. Faré un nou gènere! (a mig camí entre el showman postmodern i l'escriptor frustrat: la crítica de la crítica ). Vull dir que a banda que es nota que l'home té enveja perquè no ha tingut els dallònsins -aquí posa-hi el que vulguis, perquè hi ha mil coses que hi podries posar, you know; des d'aquesta paraula que tant m'agrada, audàcia, a memòria, a valor, a dedicació, a bellesa, al cap i a la fi, entesa des d'un punt de vista quasi metacòsmic! Tu persegueixes la bellesa, la justícia, l'honradesa, la memòria- en fi, això, deia: a banda que es nota l'enveja (problemes insubstancials com la quantitat de cada que hi entrevistes, destacar llibres que no apareixen fent com que no coneixes coses que ell sí, que ja veus tu quina cosa, etcètera) el fet de destacar la frase de la Skrabec al final és també simptomàtic. Com si només destaqués aquesta frase!! Pffff, "a pesar de todo".

En fi, m'ha semblat molt poc honesta, francament. Que gran, en canvi, Alberto Hernando: no el coneixia. Sóc fan seu des de ja.
A.R.

Ephemeralthing dijo...

"Tampoco es generosa en el reparto de espacios con el punto de vista de las víctimas de ese nacionalismo-oportunista".
No sé porque dice eso, precisamente yo identifiqué en muchas de las conversaciones varios comentarios que explicaban muy bien el anecdotario de los "pequeños chantajes" nacionalistas. No sólo muy bien, sino mejor que nunca.

zbelnu dijo...

Gracias, Eph. A mí me parece extraño en todo caso que alguien que se interesa por los Balcanes no se felicite de la salida de un libro que da voz a intelectuales importantes de la antigua Yugoslavia y que no reconozca que ha descubierto autores y análisis y textos literarios que no conocía.

Ephemeralthing dijo...

... por ejemplo!
Sería motivo para ampliar y a la vez dar eco a su propio trabajo el estimular el interés por el tema. Una cierta idea de lo que es el trabajo "en equipo", en el que cada uno aporta su pequeña o gran iniciativa, todas importantes, y da empuje a la cuestión.
En mi ámbito laboral ocurre también lo que trasluce el artículo: pura exhibición de los supuestos conocimientos y talento de uno para competir y reprocharle con/al otro.
Desde mi punto de vista una perdida de tiempo y pocas luces quien actúa así.

Anónimo dijo...

El amigo Lobo sí que ha encontrado en su libro algún dato útil para su sapiencia balcánica puesto que en su blog "En la boca del Lobo" pone una cita de su libro sobre Margarette Mitscherlich, sobre la que no debía tener ni pajolera idea. Y es que imitando el estilo periodístico de este tipo de plumillas: el hombre es un lobo para Isabel.

zbelnu dijo...

Habrá que agradecer a R.Lobo que al menos ponga que la cita viene de mi libro. Efectivamente, los Mitscherlich no son nada conocidos por estos lares (y menos en los Balcanes), ni siquiera en la comunidad psicoanalítica. Eran psicoanalistas de la historia alemanes (él ya murió). Su trabajo sobre la negación de recuerdos y la culpa es interesantísimo.
Entiendo lo que dices, Eph, yo también prefiero trabajar de una forma abierta. Como crítica literaria (intrusa), me alegra descubrir escritores y poder explicarlos y apoyar su difusión. Yo contribuí a que Slavenka Drakulic publicara su libro sobre los criminales de guerra, lo propuse a varios editores, lo traduje (estaba escrito en inglés), lo prologué y lo presenté. Claro que habría podido guardarme esa información para usarla en mi libro, pero es mucho más agradable poder ser generoso...

Ramón dijo...

Tu libro, Isabel, aporta cosas y ordena otras, pero me sigue pareciendo un libro que trata de una parte de la guerra de los Balcanes. Tiene sus altos y bajos, es bastante reiterativo en las preguntas y cuenta con una presencia testimonial de Kosovo y escasa de Bosnia, que son los que pusieron muchos muertos y sufrimiento. Por lo demás, el libro me ha aportado y creo que merece comprárselo y leerlo, pero no es el no va más de los Balcanes. Me encantaría discutirlo contigo alrededor de un café o de dos, en Madrid o Barcelona. Si hicieras segunda edición, algo que celebraría, debes corregir un error grave: no es el TPIY el que falla que Serbia no cometió genocidio, sino la Corte Internacional de Justicia, que dirime asuntos entre Estados. El TPIY, también en La Haya, es un tribunal penal y afecta solo a individuos. Por lo demás, enhorabuena. Me encantan tus traducciones.

Anónimo dijo...

Que viene el Lobo, por seguir con el estilo del plumilla. Ahora resulta que los críticos persiguen a los escritores, curioso. Cómo se atreve a decir el hermmano Lobo (más tópicos de los que gustan a periodistas) que su libro "no es el no va más de los Balcanes". Sepa usted, señor Lobo, que su blog está plagado de tópicos (como ya señalé en otro comentario a este mismo post), sus artículos son muy mediocres y sus críticas literarias infumables, y no por ello voy a su blog a contárselo o escribo una carta al director de su periódico. Es inadsmisible que El País de voz en Babelia a tanta mediocridad. Y, finalmente otro de sus lugares comunes, menos lobos señor Lobo. (Alguien mucho menos correcto que la señora Núñez).

Anónimo dijo...

Habrá logrado pescar un error técnico, pero ésta es la satisfacción de los mediocres. Y, por cierto, corrígele, ya que dice que le encantan tus traducciones: no se dice Corte Internacional, sino Tribunal Internacional, ¿será burro?
S.S.

Anónimo dijo...

Veig que el Lobo segueix amb un cert talibanisme de la raó crítica...!
A.

el objeto a dijo...

¿Qué le llevará a alguien a escribir, "tu libro no es el no va más de los Balcanes?" con qué lo comparará? y desde qué punto de vista habla, acaso cree que la crítica literaria es una ciencia objetiva?

parece que en vez de hablar de tu libro explique en negativo el libro que a él le hubiera gustado escribir, pero obviamente este no es el espacio ni la manera

Además es obvio que Ramon Lobo no sabe lo que es la LITERATURA, ni le interesan los escritores, debe ser el síndrome del corresponsal, que no da para más, y por eso no ha podido entender uno de los ejes esenciales del libro. Los que no saben de literatura hacen que no existe, es como las avestruces metiendo su cabecita bajo tierra...

Tampoco entiendo que se permita señalar o dar esos consejos para una nueva edición en público, es grosero, arrogante y de mal gusto

lo importante es que tu libro está publicado, y que el lector, que no es tonto, sabrá reconocer lo que vale

zbelnu dijo...

Gracias a todos, anónimos incluidos, por vuestros comentarios, precisiones y humor.
Petite A, lo que dices del ninguneo a lo literario me ha recordado a cuando fui al CIDOB buscando una beca o ayuda para ese proyecto balcánico y mi interlocutora me dijo con aprensión y desdén: "Pero eso es literatura!" O un editor de RBA infantil, cuando le llevamos un cuento ilustrado, al ver que tenía texto dijo escandalizado: "¡Pero esto hay que leerlo!"

Anónimo dijo...

Se coge una persona mediocre, preferentemente varón, se le hace estudiar Redacción Periodística I y redacción Periodística II, se le coloca un chaleco verde con muchos bolsillos (para la moleskine), se le da un carnet de prensa y hala, a cagarla con frases tipo: "pero no es el no va más de los Balcanes". Ay qué tiempos aquellos en los que el redactor jefe corregía a los niños... Y es que este señor está tan preparado para hablar de los Balcanes como la portera de mi casa que ve todos los días el telediario.

Anónimo dijo...

Será cretino? y todos los fallos que ha cometido él? De verdad que parece como los de PP, pase lo que pase, él sigue en sus trece cuando lo que tendría que hacer es estarse calladito. Puedo entender que no quiera rectificar pero que siga!! Pero te da una de cal y otra de arena y te hace un poco la pelota, aunque parece creer que el único punto de vista válido sobre los Balcanes sea el suyo.
Maite

zbelnu dijo...

Sigo poniendo aquí los comentarios que me llegan por email, con permiso explícito de los firmantes... Cada uno ve una cosa distinta!

Anónimo dijo...

Pero con el poco espacio que tienen los de Babelia, entre comisarios políticos, familiares, gente del grupo, favores y demás fauna no queda espacio para un verdadero espacio literario ¿por qué hacer críticas de libros que no les interesan?¿Como venganza?¿Para eliminar a posibles competidores?

Anónimo dijo...

Ja ja, seguramente! Los designios de dios son inescrutables!
De todas formas, somos muchos los que comentamos que antes comprábamos El País de los sábados con ilusión, pensando en el Babelia, y ahora nos lo saltamos, porque no se puede comparar a los demás suplementos. Helena