lunes, 1 de octubre de 2012

Ondas expansivas


Foto: I.N., Nubes de atardecer, 2012
Pasé una prueba que me produjo un terremoto interior y las ondas aún siguen expandiéndose, de forma que mis noches son agitadas, la inflamación intensa, con su estela de dolor en mi caja torácica y sus consecuencias innombrables y todo se hace difícil mientras espero unos resultados que condicionarán mi futuro y que conoceré como muy tarde a mediados de esta semana. Entre los tres escenarios posibles, uno es ideal, aunque sería más prodigioso, el segundo es más duro, pero aceptable para salir de mi condición de ahora y el otro significaría la nada, y espero que no sea ese tercero en ningún caso. A la prueba me acompañaron Giuseppe y Caterina, dos amigos de siempre alegremente recuperados, e intentaron compensar mi nerviosismo ante aquella estentórea atmósfera del gabinete del Dr. Caligari (JN dixit), con un vozarrón grabado que atronaba como una ogresa: "¡Coja aire! ¡Aguante, no respire!" y cuando ya estaba a punto de estallar, volvía, implacable: "¡Puede respirar, pero no se mueva!", mientras yo sentía subirme a la boca un sabor a borrachera de licor malo del brebaje que me inyectaban. Antes de eso, una enfermera había salido al pasillo y nos había dicho, a otro paciente y a mí: "Cinco vasos cada uno", y nos dio sendas jarras y vasos. Caterina quiso saber, si aquel hombre tenía que beber cinco vasos, yo, que debía de pesar una tercera parte que él, ¿acaso no podría con menos? Pero la enfermera repitió la orden como sonámbula, incapaz de razonar por su cuenta. El hombre se lo bebió sin problemas.  "No puedo ayudarte", me dijo. Yo sentía fuertes náuseas y cada vez daba arcadas más violentas, además de unos gases que subían acelerados. Al acabar el cuarto me quedaba la opción de intentar el quinto y echarlos todos o dejarlo. En ese momento llegó una señora con un sombrero, cogió mi vaso y se dispuso a beber, creyendo que era agua. "¡Alto!", le dije. Estaba tan sedienta que todo le daba igual, de quién fuera el vaso, lo que pudiera contener. Luego me contaron Giuseppe y Caterina que, cuando le llegó su turno, se lo tomó encantada y dijo que estaba bueno. Después, Giuseppe me acompañó a casa y nos detuvimos para celebrar un pequeño ritual compensatorio. Pero mi malestar estaba a punto de empezar. La noche fue endemoniada.
En estos días he vuelto a leer a mi adorado William Blake, de quien yo he leído y releído su "Milton", pues gracias a Casasses me compré una preciosa edición inglesa de sus Complete Works ilustradas por el propio Blake y con unas notas maravillosas para explicar esa contra-cosmogonía tan afín y tan moderna en la que aclara que el alma y el cuerpo no son entidades separadas, que la energía y el deseo no deben reprimirse y que hay que tomar el partido de los demonios y no el de los ángeles, como le ocurría a Milton sin saberlo. Y es que A.C. y la reina de la traducció me trajeron una versión bilingüe  maravillosa traducida por otro demonio blakiano que ha seguido esa tradición iluminada catalana y que es la de Segimon Serrallonga, verdagueriano y complejo, a quienes mis amigos poetas conocían y admiraban (publicada por Jardins de Samarcanda, naturelich!). Y es que cada vez que miraba a ver cómo resolvía él la escritura de Blake (a Blake se le puede leer en inglés más fácilmente incluso que a Shakespeare y a Dickens), siempre encontraba su gracia y su libertad y su afinidad relumbrando como tizones encendidos y con una naturalidad que sólo da el puro genio. Y su prólogo, que empieza con la imposibilidad de traducir, me resultó afín a mi propio espíritu. 
También he visto gracias a ellos Die Frau mitt 5 Elefanten, una película a la vez oscura y luminosa, de una traductora ucrania de Dostoievski al alemán, con una historia trágica y a la vez llena de su pasión por las palabras, de su vitalismo y el afecto que la rodea, la obstinación de un orden cotidiano de cocina y pulcritud, y también las sombras y la interrogación sobre su pasado de traductora para una autoridad nazi, ¿acaso no es el traductor el segundo autor del texto?
Anoche salí a cenar con mi amigo cineasta y el arquitecto humanista. Estuve dudando hasta el último momento, me preguntaba si podría. El día antes había tenido incluso algo de fiebre, con un ataque de frío que me llevó a envolverme en mantas y poner la calefacción mientras llovía y llovía como en el cuento de Somerset Maugham. Anoche me sentía mejor, pero pese a todo tuve que retirarme pronto y bruscamente porque empezaba a notar mis troubles digestivos y la agitación gaseosa me ahogaba. Pero dos preguntas de los dos comensales me llevaron a escribir un poco más, en esta nueva intensidad recobrada. Y es que tras unos días de dudas, en que me parecía escribir pure facts without music, al fin ha vuelto ese nervio de la escritura mía y puedo escuchar la música que me arrastra a seguir. Aunque escribo homeopáticamente, porque escribir del presente es así, no permite avanzar mucho, un pensamiento diario, dos cuando hay suerte... Pero qué felicidad...
Tengo que decir que, a pesar de mis malestares diarios y de los momentos de pura desesperación y nerviosismo que generan, yo me siento aún llena de energía y esperanza. No he perdido todavía el humor. No veo nada admirable en mi resistencia, aunque mis amigos me feliciten, es la única alternativa que tenía, y quién sabe lo que sería de mí si se cumpliera el peor escenario de los tres posibles. Sólo espero con firmeza que eso no ocurra, no puede ser, ¿si no fuera así, de dónde saldría esta fuerza?
A estas horas, los resultados de mi prueba, gracias a J., ya obran en poder del cirujano. No he querido ver ni saber nada antes de que él lo viera. Mi futuro está en juego en este momento, bajo este sol radiante, la hamaca y los estornudos de un Rufus ovillado en la butaca negra...
Incluyo aquí la última Carta india de JP., que he recibido estos días. Es muy larga, pero vale la pena porque permite viajar a Varanasi con la mirada de un escritor connoisseur, que sabe vivir entre ellos con la humildad y la apertura necesaria, en sus estancias allí. Perdonen que no ponga las cursivas o si falta algún acento:

Te envié el texto del que te había hablado, quizás demasiado largo, tu verás. Sigo feliz, me aterra la idea de volver, aunque sé que es necesario. Terminé de leer un libro que creo que te encantará cuando te lo preste, Legends of Khalak de O.J. Vijaya, el escritor de Kerala del que te hablé, este año tengo una extraña conexión con Kerala, hice tres amigos de ese origen, uno en Delhi Santosh, un hombre de izquierdas, que habla español, pues pasó años en EEUU, y en Nicaragua, aquejado de la lepra blanca, esa enfermedad en que uno pierde la pigmentación, otro en Ladhak, un restaurador de obras de arte que asistía a un congreso y que fotografiaba pájaros y por eso nos hicimos amigos y un soldado a punto de casar se y volver a casa en Delhi. En el libro de Vijayan, los niños devuelven a su maestro la fe en los renacimientos. Ahora me puse a leer Crossing the dark waters de Anand, y creo que me está gustando más que The Private Life of an Indian Prince que teóricamente es su mejor novela. Aproveché que puedo disponer durante un rato del ordenador de Rocío para enviarte el texto de modo normal y no como siempre sin acentos y sin eñes.
Ojalá estés mejor. Espero que mi texto sirva para compartir contigo un poco de la felicidad que siento al estar aquí y eso que como paró de llover, y la lluvia es mi musa, quizás lo encuentres árido.
Un beso.

Bengalí Tola
Bengalí Tola es el nombre del barrio donde esta mi pensión. Antes era la zona donde vivían los bengalíes, que a la manera de muchos de los rajás y maharajás de India, tenían una casa en Kashi (Varanasi, Banaras, Benarés) para poder venir de vez en cuando a hacer sus pujas, quemar a sus muertos o simplemente esperar la muerte cuando ya llegaban a cierta edad. Todavía hoy muchos de sus descendientes residen en el barrio y hablan hindi con acento bengalí. En la calle principal un poco alejada del río y los ghats, la que va desde Godaulia a Sonarpura y luego sigue hasta Assi, ya en el extremo sur de Varanasi, se pueden ver todavía algunas de las bellas casas coloniales que construyeron, con columnas en piedra de todos los estilos griegos, graciosas columnitas de hierro en la veranda o galería superior, bellos jardines ahora casi abandonados y pórticos con plataformas de piedra a modo de bancos a los lados. En el interior del barrio las casas son modestas, salvo una muy bien conservada de un juez de Calcutta, ahora convertida en hotel, y alguna otra que ahora se haya dividida en pequeños apartamentos. Muchas de las más bonitas están cayéndose a pedazos y son sustituidas por nuevas construcciones.
   La calle que atraviesa Bengalí Tola y comienza en Sonarpura deslizándose paralela a los ghats y terminando en Dasashmavedhghat, el ghat más importante de Varanasi (significa ghat donde se hizo el sacrificio de los diez caballos, un sacrificio que hacían los reyes en tiempos védicos) es una calle estrecha, a pesar de llevar el pomposo titulo de Main Road, apenas dos metros de ancho. Al principio hay unas cuantas tienduchas donde se fríen en grandes recipientes de hierro las samosas, masalas dosas y otras comidas favoritas de los indios, un poco como nuestras tapas y que sirven sobre todo para cenar. También algunas tiendas de dulces. Luego se llega a un recodo donde hay una gran confitería, no tan famosa como la del cruce de Sonarpura (una de las mejores de Varanasi y donde me gusta refrescarme con los kulfi, los helados de leche y pistachos), pero favorita entre los rickshaw wallas y llena siempre de perros y de vacas que se aprovechan de las sobras. Un zapatero tiene allí instalado su "establecimiento" en el suelo, aprovechando que es un buen sitio de paso y que tanta gente visita la confitería. Después hay un precioso templo shivaísta que han profanado estéticamente al adosarle una caseta de hojalata donde venden verduras y pintarle con pintura plástica roja su bello Nandi (el buey sagrado que siempre se haya en los templos de Shiva frente el santuario), las apsaras que lo circundan (bailarinas celestes)  cumplen la función de ménsulas portando instrumentos musicales y algunas pequeñas figuras infantiles. Luego viene el famoso templo dedicado a Ganesha, el Sri Chintamani Ganesha Mandir, en el que hace poco se celebraron conciertos de música (bhanjan) debido al festival y en su santuario alberga una gigantesca figura del dios. Cerca de él se encuentra una tienda de un artesano que hace los famosos juguetes de madera pintados de colores vivos, como músicos, diversas divinidades, carromatos, elefantes...y enseguida mi tienda favorita de dahi (yoghurt) delicioso, aunque sea de leche de búfala y no de vaca como requieren los más sibaritas o los más ortodoxos. Una de las casas antiguas de este tramo el cual tiene la ventaja de que en uno de sus lados hay un gran asiento de piedra y las casas son bellas construcciones con galerías de piedra labrada, esconde en dos de sus ventanas que dan a la calle sendos lingams que apenas se divisan a través de los barrotes de hierro que las protegen. No son tan grandes e impactantes como los otros dos que están un poco más adelante cerca de mi pensión, pero son mucho mas queridos y como en todos ellos aun en los más gastados y escondidos nunca faltan ofrendas, flores y hojas.
 En esa casa donde  están los grandes lingams hicimos yoga una vez invitados por una especie de ángel caído, un sadhu naga que había abandonado el celibato, se había casado con una sueca, habían tenido un hijo, compraron esa casa y ahora ya separado de ella vivía con una italiana. Estaba muy mal visto, nunca los he vuelto a ver, pero los grandes lingams decorados con malas de rudraks siempre tienen una guirnalda de nardos. Frente a la tienda de dahi, una residencia de jóvenes brahmanes, brahmacharyas, jóvenes bhahmanes célibes, y un taller de tejedor donde en un telar manual jóvenes musulmanes tejen los complicados y ricos saris por los que es famosa Kashi..Y  más allá un alfarero que vende lámparas, pequeñas huchas para los niños, vasijas para las pujas de preciosa decoración hecha con arena que parece de oro y otros cacharros de barro…
    Al llegar al fondo de este tramo, la calle se junta con el río, por un callejón se llega a uno de los dos ghats de las cremaciones que hay en Varanasi, en una zona donde hay un gran templo como los del Sur de la India pues es la zona donde viven los tamiles. En la esquina del callejón hay una casa donde en 1868 se albergó Ramakrishna durante su estancia en Benarés, cuando tuvo la gran visión de Shiva sobre la ciudad, y en la que ahora hay una habitación que conserva algunos objetos usados por él y que me impresionó bastante cuando la visité, por el tipo de energía que se respiraba en ella. Siguiendo ya paralelo al río está el Sri Sankaracharya Chikitsalaya, al lado de un templo con un gran Hanumán en cuyas escaleras recitan sus lecciones los niños brahmanes o un sannyasi lee las gestas del dios mono,y el Sri Vidhya Math. Aquí reside a veces, una parte del año, uno de los cuatros grandes líderes de los monjes de Sankaracharya. La casa de Á., de la editorial Índica también está aquí. Y ahora ya se llega al corazón de Bengalí Tola, el gran templo de Kedhar, donde hay uno de los lingams más sagrados de Varanasi, un lingam brotado de la tierra, una roca gastadísima por la cantidad de pujas que se le han ofrecido durante miles de años, siempre embadurnado de leche, de ghee, de aceite, cubierto de flores y de hojas y donde la procesión de fieles nunca se detiene. A ambos lados de sus puertas en pequeñas plataformas se colocan dos floristas que venden guirnaldas de lotos, de rosas, nardos y gladiolos, hojas de las que se ofrecen a Shiva porque forman grupos de tres, y sobre todo de claveles de moro muy usados por su color anaranjado, que es el color sagrado de India. Uno de ellos siempre me saluda cuando llego con el rikshaw el primer día desde la estación al grito de ¡Mahadev! y me gusta verlo por la tarde con sus tikkas (marcas rituales pintadas sobre la frente) y el pelo recién aceitado, una kurta fresca y limpia y ojos de haberse colocado con bhang. Las esculturas de los dioses del interior del templo parecen las imágenes de una cueva, cubiertas de aceite, de leche, llenas de hormigas. La única manera de acceder a Kedhar Ghat cuando el río está alto y los ghats inundados o cubiertos de barro es atravesar un estrecho pasadizo donde siempre encuentran refugio algunos mendigos. Frente a la puerta del templo, los sadhus y las viudas esperan las limosnas de los devotos.
 Un poco más abajo se halla un templo, Chandeshvar Mahadeva, más pequeño pero de bellísima factura que tiene justo enfrente un par de habitaciones de proporciones admirables y todo el conjunto está separado de la calle por una verja de hierro, es mi casa soñada. La pequeña deidad que desde la cúpula del templo da a la calle es la de una forma de Bhairav, Shiva montado en un perro y portando una maza. Siempre fantaseo que debió de ser construido por alguien de excelente gusto que se retiró a Banarás a rezar. Frente al templo, en un local oscuro y polvoriento, con aire de ruina se halla la que fue en tiempos la mejor confitería de Varanasi y ahora ofrece tan sólo la imagen desolada de una pequeña bandeja de dulces metida en una vitrina de caoba, resto del antiguo esplendor, con las patas colocadas en cacharros con agua para que no suban las hormigas y no le ataquen las termitas. También ahí está la pensión donde solía permanecer en Varanasi hace años y en el jardín, que tiene una admirable vista sobre el río, solía ver jugar a las mangostas al amanecer.
  Más abajo se encuentra uno otras confiterías y se pueden ver en habitaciones tan negras como forjas los enormes cacharros donde hierve la leche entre grandes humaredas. Siempre están llenas de abejas. Aquí hay un callejón que desciende hacia las barcas y las casas de los pescadores. Y luego  se llega  a una clínica, la del doctor Kaudi, a ambos lados de la calle y donde al atardecer puede verse a sus pacientes. También ocupa los dos lados de la calle la tienda que vende frutos secos y donde se ve como los tuestan en un recipiente de hierro con arena negra. Y llegando al final de este tramo recto hay una capilla con varios Ganeshas, y otra de Hanumán, muy respetada. Una tienda de dahi y leche llevada por dos hermanos, uno de los cuales es tremendamente religioso y el otro un amante de la música y antiguo luchador de la lucha libre india la que practican los lecheros en los gimnasios antes de ir a lavar sus cacharros, lavar sus ropas, lavarse ellos mismos y rezar. Una tienda donde sirven té a los peregrinos de una familia muy religiosa y una tienda de paan (betel) que como todas ostenta un espejo y el misterio de por qué en ellas y no en las otras tiendas, el por qué de su utilidad siempre nos ha obsesionado a una amiga y a mí desde que lo notamos y nos lo dijimos. Otro pequeño callejón que va hacia el río donde por la tarde se puede ver a los búfalos bañándose y durante todo el día a los dobhis lavando ropa y a los peregrinos en grandes grupos repitiendo y haciendo lo que les dicta el pujari (el brahmán que se dedica a esta actividad). En el callejón hay pequeños establos llenos de vacas y ternerillos que cuida un chaval que, como todos los lecheros, tiene una apariencia ruda, pero me parece uno de los jóvenes más sanos y simpáticos del barrio. Lo veo ir fustigando a sus búfalos casi siempre solo, jamás me saluda, pues es muy tímido a pesar de que me conoce  desde hace años y parece dedicarse solo a sus vacas. Algún día contaré sobre la vida y costumbres de los lecheros, que me fascinan, y del que un muy querido escritor de Varanasi escribió sus costumbres hará unos 50 años, y yo lo pude leer en las clases de hindi con la ayuda de mi profesor pues está lleno de guiños y términos que solo conoce un nativo de Varanasi.
Todo, desde la ropa, las expresiones o las costumbres es igual que hace 50 años aún en el día de hoy. Toda esta zona está dedicada sobre todo a los peregrinos que acuden al templo y vienen a Varanasi a realizar los ritos ancestrales, por ejemplo, en esta época y estos días que son de luna llena, una iniciación que sólo pueden realizar con los brahmanes del Sur de la India y por lo tanto les cuesta bastante cara y en la que los esposos se "separan", dejan de vivir maritalmente, pueden comer juntos o vivir en la misma casa pero en adelante dormirán separados. La hacen sobre todo los que ya han alcanzado los sesenta. Por cierto que el mes lunar es diferente en el Norte que en el Sur de la India. En el Norte el mes acaba con la luna llena, con la perfección, completeness, como dice mi profesor de sánscrito, mientras que en el Sur la luna llena esta en el medio del mes y el mes termina con la luna nueva.
  La calle se llena ahora de puestos de verdura, de vendedores de flores, más pastelerías y tiendas de objetos religiosos para los peregrinos. La mayoría proceden de Andra Pradesh, es decir, son telugus, muy religiosos y muy devotos. Con los pies descalzos salen de las pensiones, los monasterios y residencias de peregrinos para hacer sus pujas, la primera al alba sumergiéndose en el Ganga a la salida del sol por la otra orilla del río. La residencia más bella, austera como el Escorial, ocupando toda una manzana, en piedra roja con las ventanas situadas a gran altura, es el Sri Kumaraswami Math. Hay decenas de templos, residencias, Maths, capillas y miles de lingams, uno en el interior de cada casa, cientos en la calle en pequeñas hornacinas. Y se llega a la casa de la que antes  hable, la del sadhu naga caído, con los grandes lingams. Y un poco antes hay un callejón que lleva a Narad Ghat y allí está la pensión Kishan donde siempre me albergo, en una habitación que tiene ventanas por dos lados y a las que se asoman los monos para pedirme comida y a veces, si dejo la puerta abierta un segundo, entran y me la roban, veo volar grandes mariposas negras con las puntas de las alas azules o amarillas y vienen también las ardillas y los gorriones, las salamandras, algún cuervo... puedo leer en paz si no hay algún huésped que toque la tabla, lo que gracias a Dios hace años que no sucede, los músicos europeos son mi gran pesadilla en Banaras. Kishán, el propietario, es un hombre religioso y bueno, alegre y poco interesado. En ese ghat hay una casa con un gran triángulo tántrico que es la de un sadhu europeo famoso por sus libros sobre el Tantra y de la que a veces salen sonidos de instrumentos que se pierden en el río.
   Entre los peregrinos y los vecinos, los monos ladrones y fascinantes, las vacas y los enormes toros sagrados, mucho más grandes que nuestros toros y que al pasar, lentos y tremendamente mimados, ocupan todo el espacio de la calle y uno se aparta o los acaricia con nostalgia de no se sabe qué pasan los días en Varanasi, en ciclos de tiempo que sacuden a veces ráfagas de recuerdos de la vida en España, de obligaciones y familia.
La calle continúa hasta Dashsvamedhghat, pero mi relación con ella no es ya tan estrecha, tan íntima, se convierte en una zona llena de restaurantes y tiendas para turistas occidentales y japoneses y solo al final vuelve a tener encanto cuando de nuevo se puebla de cientos de tiendecillas como las que ya he descrito, de betel, de pasteles, de dahi, de panipuri (una especie de buñuelos que rellenan de patata y de una salsa que es como agua especiada) y casi al final está también el único anticuario que conozco en Varanasi, al que se le inunda la tienda de vez en cuando, si llueve mucho o crece el río y donde compré terracotas muy antiguas, y luego se abre y llega al ghat y hay puestos de frutas y verduras, y una vez vi a un vendedor ambulante que tenía los más bellos pájaros que te puedas imaginar, aquí existe la tradición de comprarlos y dejarlos en libertad."

18 comentarios:

VICTORI dijo...

Gracias por la chispa que te invade. Me alegra el descubrimiento tuyo de Segimon...miraré de pasarte la antología que hicimos de su obra, donde se incluyen algunos sueños, de un libro todavía inédito. Ah! y Segimon era de Torelló! (el centro del mundo!)
Un fuerte abrazo, y Coraje, Isabel!
V.

Belnu dijo...

Vaya, y yo que le había convertido en mallorquín! Voy a corregir... Gracias, me encantará ver esa antología con los sueños...
Gracias
Bel

Jose Aguirre dijo...

¿Cómo transformar un deprimente TAC con contraste en la Clínica Corachán en un relato de extraordinario valor literario? Se necesita una gran capacidad de distanciamiento -digna de un maestro Zen y un extraordinario talento.
Isabel tendría que tener una columna en el New Yorker, Le monde o Financial Times Weekend.

Belnu dijo...

Gracias, Jose Aguirre! Ojalá fuera así... un millón de gracias!

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la descripción de ese procedimiento clínico, incluyendo el detalle surrealista de la señora sedienta con sombrero. Se ve que es como entre chamanes: te tomas un líquido y ellos ven a través de tus vísceras. ¡Que su oráculo te sea propicio!
JN

Belnu dijo...

Mil gracias, JN! Me encanta la imagen de los chamanes y las vísceras... Ojalá sí sea como dices!

teodorojmartinez dijo...

Es un texto muy hermoso. Profundo, tierno, sincero. Muchas gracias por regalarnos con él, sinceramente, gracias, Isabel. Por transformar la angustia en un hermoso canto a la esperanza, por demostrar que cada minuto es precioso, que cada segundo merece la pena. Gracias por regalarme tu vivencia de una prueba diagnóstica que solicito con frecuencia, por ayudarme a comprender a mis pacientes más allá de los escasos minutos que compartimos en consultas y hospitales. Gracias por enseñarme -como tantos otros han hecho antes- lo importante, lo fundamental, lo imprescindible.

Como profesional creo que ninguna prueba diagnóstica tiene el poder de juzgarnos. Ninguna tiene el poder de condenar o salvar, por que no aportan más que elementos con los que hacemos una suerte de adivinación del futuro, que poco tiene de infalible. Nos orientan, nos señalan caminos diagnósticos o terapéuticos, pueden parecer despiadadas cuando muestran que algo no funciona como debería... pero no sentencian. Ningún profesional puede -ni debe- sacar tanta información de unos simples resultados, ni mucho menos cercenar o allanar futuros. Sólo esbozar posibilidades... y con el reparo que da la consciencia de nuestra ignorancia.

Nuestros cuerpos no siempre responden como nos gustaría, y a veces nos sorprenden rindiendo mucho más de lo que esperábamos. ¿Qué diferencia una respuesta de la contraria? Muchas cosas, con más o menos certidumbre científica. Pero hay una que se repite con terca insistencia: el buen estado de ánimo de nuestros pacientes es el mejor garante de que obtendremos los mejores resultados posibles.

Admiro tu coraje. Y permíteme hacerlo, porque no deja de admirarme el arrojo que demostráis algunos pacientes: el cuerpo te pide no salir... pero sales; lo que puedes, que era mucho más que lo que se suponía posible. Y tras ese gran paso, otro pequeño pasito. Y otro. Y otro más... hasta que un día, al mirar hacia atrás, veas en una sorprendente lejanía los ominosos pronósticos y las nubes que tapaban cualquier sol posible.

¡Ánimo!. Suerte también, pero sobre todo ánimo. Para vivir, para resistir, para luchar, para superar, para disfrutar,... y para escribir estos maravillosos textos que tanto nos emocionan y nos modelan.

Un fuerte abrazo.

Belnu dijo...

Pero con todo esto olvidaba lo principal, Teodoro, que es agradecerle sus palabras sobre mi coraje y mi escritura!

Belnu dijo...

Por cierto, Jose Aguirre, no es ésa la clínica donde me hicieron la prueba!

Adgamanel dijo...

Hace unos cuantos años atrás una amiga me recomendó unas clases de yoga, cuya instructora fue la master en terapia de yoga Nidia Carrizalez. Esta mujer, alta, encantadora, nos contó que ella era ingeniero, no recuerdo la especialidad, y trabajaba en Estados Unidos; su carrera se truncó por un cáncer que casi acabó con su vida... Se vino a Venezuela a esperar su partida de este plano... la habían desahuciado... aquí en Venezuela alguien le habló de la medicina alternativa... y tal fue su recuperación que se fue para India y realizó una maestría en yoga... Acabo de conseguirla en FACEBOOK http://www.facebook.com/nidia.carrizales.3 y en twitter http://twitter.com/yogaposturass saludos desde Venezuela y feliz recuperación Isabel...

Belnu dijo...

Por cierto, Teodoro, he intentado dejar un comentario en su blog, pero me pide una identidad de wordpress que no tengo y no me admite la de blogspot. Estos filtros siempre acaban filtrando demasiado!

p. dijo...

Deseo con todo mi corazón que la respuesta que te den sea la que esperas, la que esperamos todos lo que apreciamos tus escritos; te deseo profundamente todo lo mejor,Isabel.
Qué maravilla de médico! Ojalá todos fueran así, deberían ser así y no seres ungidos con el derecho de dar o quitar vida, aunque sólo sea de palabra. Hay médicos que empiezan a curarte con sólo darles la mano y escucharles.
Saludos. P.

Belnu dijo...

Muchísimas gracias, P.

Anne-Hélène dijo...

No hablaré de la prueba ni de sus resultados, cuya interpretación el cirujano debe de estar a punto de dar a conocer. Tiene que ser de las tres posibilidades la mejor.

Lo que quería decir muy rápidamente, porque voy desmelenada como de costumbre es que en este blog tienes un libro maravilloso, Bel, con una riqueza extraordinaria de momentos fulgurantes, como una larguísima improvisación al piano, constantemente inspirada por cielos cambiantes pero siempre intensos, donde, como en las antiguas caligrafías chinas, todos los visos de las mil y mil cosas brotan en el vacío del papel.

Vamos, que seguiremos leyéndote con pasión y, cuando el buen cirujano haga su trabajo, el florecimiento literario que saldrá de tus dedos será asombroso.

Belnu dijo...

Gracias, Anne-Hélène, en realidad, yo preferiría que nadie hablase del cirujano ni de mis cosas sino de la escritura, que es lo único que aquí importa. Pero parece muy difícil! Así que me alegran mucho mensajes como el tuyo, sobre todo por ese segundo párrafo!

Belnu dijo...

Gracias, Teodoro. A veces, la prueba es decisiva, sí. Pero es distinto si se tiene la suerte de un médico que sepa escuchar y que recuerda que sus pacientes son humanos, sobre todo después de haber topado con salvajes que ponen alegremente una fecha para la muerte del paciente cuando es sádico e innecesario y tampoco pueden saber si uno es el 1, el 20 o el 0,2 por ciento de sus incompletas estadísticas. Las pruebas deberían ser un complemento, pero algunos médicos han perdido su instinto, su olfato, su intuición, su capacidad de escuchar y ese distanciamiento (además de encarecer la medicina) les lleva a tratarnos agresivamente sin motivo o sólo porque nos permitimos cuestionar o dudar de sus métodos. Me alegra tu comentario, porque parece el de un médico reflexivo y humanista, como quedan pocos. En este país, muchos médicos están acostumbrados a la pura sumisión sin preguntas y no admiten que los pacientes tengan ningún derecho. Pero si en efecto el coraje, el deseo de vivir, la escritura, lo que sea puede ayudarnos, ¿por qué intentar quebrar su espíritu y aterrorizarlos en lugar de apoyarles y colaborar con ellos a la curación responsable y crítica? Perdona que me permita hablarte de estas cosas, pero mi perplejidad por el maltrato de unos cuantos médicos antes de encontrar a alguien digno sigue siendo intensa. Esto no ayuda a la medicina, tan avanzada tecnológicamente como deshumanizada para los pacientes...

Louis Charpentier dijo...

Leo tu texto y veo el optimismo. Y eso es lo que cuenta. Eso es lo que vale. Y lo leído me lleva a recordar a EVM en su "Exploradores del abismo", y la sed de la señora que quería beber de tu vaso me lleva a un cuento del libro, en el que la protagonista constantemente tenía sed, y bebía agua, primero, después coca cola y, al faltar ambas, empezó con el tequila para acabar viendo las cosas como si estuviera mirando por una ventana en la que salpicaban las gotas de un día de lluvia. Y así acaba su cuento: «El mundo parecía vivir su curso habitual, del mismo modo que, incluso en los casos extremos en los que todo está en juego, se sigue viviendo como si no pasara nada». Y al final nada pasaba salvo seguir leyendo, o viviendo, un nuevo capítulo del libro.

Belnu dijo...

Gracias, Louis Charpentier! Y qué bueno es EVM!!!